Provincia

Alegría y color para recibir a la Virgen de Araceli

  • Miles de lucentinos arropan a su patrona en la bajada del Santuario de Aras

  • La llegada a la Puerta de la Mina, uno de los momentos emotivos

Comentarios 0

El domingo 22 de abril es, desde hace unos meses, una fecha marcada en el calendario para todos los lucentinos y devotos de María Santísima de Araceli, pues en este día la patrona de Lucena y del Campo Andaluz realiza su romería de bajada desde la Sierra de Aras. Las calles y balcones de la ciudad ya se encuentran engalanados en un estadillo de colores primaverales que esperan con alegría y entusiasmo su visita. Una jornada que en Lucena se vive con mucho fervor y que es símbolo del inicio del mayo festivo que gira en torno a la Virgen.

Pese a la inestabilidad que se había instalado en Lucena desde el inicio del fin de semana y el gran predominio de los cielos encapotados, el domingo festivo el cielo se abrió para permitir a todos los asistentes disfrutar de un día en el que se encuentran enmarcados la familia y la convivencia. Pues, como cada año, se pone de manifiesto que esta tradición se hereda de generación en generación en muchas de las familias de Lucena y en ese día, son muchos los que, por diversos motivos tuvieron que abandonar su ciudad natal, cada año regresan para adorar a su madre. A esta devoción no solo se suman lucentinos sino que la Virgen de Araceli también cuenta con hermandades aracelitanas filiales en Córdoba, Málaga, Sevilla y Madrid, entre otras, que visitan Lucena para acompañarla.

La patrona estará en la parroquia de San Mateo hasta el próximo 10 de junio

Fue en el año 1562 cuando don Luis Fernández de Córdoba y Pacheco, II marqués de Comares y señor de Lucena, trajo hasta el municipio la imagen de Araceli, que significa Altar del Cielo. Años más tarde se convirtió en la Patrona de Lucena tras su ratificación oficial en 1851, convirtiéndose así en la primera Virgen de la Diócesis en recibir la Coronación Canónica en 1948 y, desde 1954, también Patrona del Campo Andaluz. Durante el trayecto de descenso estuvo rodeada por el gentío de aracelitanos que la acompañaban con clamores y cánticos populares. Además, es una singularidad de este día que sea el pueblo quién, para darle un respiro a la cuadrilla -que este año está compuesta por 22 santeros y que está dirigida por Miguel Ángel Servían- lleva al hombro a su madre durante aproximadamente la mitad del recorrido.

La programación de actividades de la romería de bajada comenzó a las 11:30 con la misa de romeros en el Santuario de Aras, amenizado por el coro aracelitano La Buena Gente, y prosiguió en torno a las 14:00 con el rosario de romeros ante la Santísima Virgen de Araceli. Fue a las 15:00, con el repique de campanas, cuando las puertas del Santuario se abrieron ante la presencia de los miles de aracelitanos congregados para la bajada en procesión de la sagrada imagen de María Santísima de Araceli. Ella fue sin duda el centro de todas las miradas y, ataviada con su tradicional traje de pastora, en esta ocasión el de terciopelo rojo, junto a su pequeño vestido de pastorcillo en tonos verdes, descendió la reina de Lucena hasta llegar a las 19:00 a la Puerta de la Mina, donde Lucena la esperaba.

El de ayer fue el primer acto de un gran calendario de actividades para celebrar las Fiestas Aracelitanas del año 2018. Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar a la entrada de Lucena, donde las salvas en honor a la Virgen de Araceli avisan a los vecinos de la llegada de la patrona. Es en este lugar donde cada año se representa de manera simbólica el relevo entre la Corte de Honor de María Santísima de Araceli del 2017 y la del año 2018 compuesta por la Aracelitana Mayor, Araceli Ranchal Rodríguez, junto al resto de la Corte de Honor, Almudena Martos Contreras, Araceli Ramírez Guerrero, Lourdes María Jurado Jiménez, María Araceli Gómez Maíllo, Pilar Gómez Maillo y Silvia Trujillo Pino.

Una vez en la Puerta de la Mina, la Virgen fue recibida por el hermano mayor la Archicofradía de María Santísima de Araceli, Rafael Ramírez Luna, y una representación del Consistorio. Desde allí se dirigieron a su punto final en la Plaza Nueva pasando por la calle del Párroco Joaquín Jiménez Muriel el Paseo del Coso, Juan Valera, Julio Romero de Torres, Plaza Nueva y Parroquia de San Mateo.

Ya pasadas las 21:00 tuvo lugar la entrada triunfal de María Santísima de Araceli en la parroquia de San Mateo donde, durante las próximas siete semanas, espera la visita de los miles de aracelitanos que siempre acuden a Ella en busca de consuelo o agradecimiento por la protección, con la que cuida desde el cielo de Aras, de todas las familias de su ciudad de la Subbética.

Además, este año, el lucentino José Milán González será el pregonero de las Fiestas Aracelitanas 2018. Las festividades programadas tendrán lugar del 4 al 7 de mayo con una multitud de actos tradicionales que se desarrollan cada año entre los que podemos destacar la coronación de la Corte de Honor 2018, la ofrenda de flores o la procesión por la celebración en su día de María Santísima de Araceli -el 6 de mayo-. Finalmente, y como marca la tradición, será el primer domingo de junio, el día 10, el del regreso al santuario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios