Campiña Sur

Aguas de Montilla intensifica la limpieza de imbornales y de alcantarillado ante la temporada de lluvias

  • Buena parte de la red está controlada vía web, lo que permite una reacción eficaz ante cualquier incidencia

Limpieza de alcantarillado en Montilla.

Limpieza de alcantarillado en Montilla. / El Día

Aguas de Montilla ha intensificado las tareas de limpieza de los imbornales y las redes de alcantarillado del municipio para garantizar que los elementos del sistema de alcantarillado se encuentren al máximo de su capacidad hidráulica ante el inicio de la temporada de lluvias. Estos trabajos viven su mayor actividad durante el mes de septiembre e inicios de octubre, según ha informado este miércoles la compañía. Como es habitual, este Plan presta especial atención a la limpieza de las zonas de la ciudad que más sufren los efectos de la lluvia, con el objetivo de reducir el impacto de las tormentas en los ciudadanos.

Como consecuencia del cambio climático cada vez es más habitual que las precipitaciones lleguen en fuertes temporales, motivo por el que desde Aguas de Montilla se trabaja para que el municipio sea resiliente y esté cada vez más preparado ante las posibles consecuencias de las borrascas. Por este motivo, se está prestando especial atención a las zonas que más sufren con las lluvias, como es el caso de las avenidas de la Constitución y Marqués de la Vega de Armijo.

Buena parte de estas instalaciones están controladas vía web para detectar cualquier contratiempo o mal funcionamiento en las mismas, lo que permite una reacción eficaz ante cualquier problema. El sistema de telecontrol del que dispone Aguas de Montilla controla los alivios al medio, de forma que se puede conocer cuál tiene alguna dificultad y eliminar rápidamente el vertido al medio. Además, la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Montilla dispone de un sistema de envío de alarmas que remite advertencias de un problema en planta si el operador no está presente y por lo tanto, en caso de producirse poder actuar sobre la misma, minimizando su impacto.

Hay que destacar que esta campaña se realiza de manera periódica, ya que la planificación y mantenimiento continuado de las infraestructuras es lo que garantizan, junto a una gestión eficiente y la modernización digital de las tareas de seguimiento, que las redes se encuentren en óptimas condiciones para aliviar el agua procedente de las lluvias. De esta manera, durante el año Aguas de Montilla realiza más de 310 revisiones en las siete estaciones de bombeo de las que dispone la población. También se limpian con asiduidad las rejas de desbaste de las estaciones de bombeo, así como las cámaras, arquetas y alivios.

La limpieza preventiva de imbornales, el mantenimiento eficiente de la red de saneamiento y pluviales o la planificación de las necesidades estructurales de la ciudad en caso de fuertes lluvias, son algunos de los elementos fundamentales para poder hacer frente a estos episodios. Concretamente la empresa mixta gestiona en Montilla más de 96,5 kilómetros de red de alcantarillado y colectores, 2.257 imbornales, 2.515 pozos de registro y siete estaciones de bombeo.

Campañas de concienciación

Aguas de Montilla lleva también a cabo diferentes campañas de sensibilización ya que el uso inadecuado de rejas e imbornales o de los sistemas de alcantarillado de las viviendas puede provocar averías y situaciones de peligro en el sistema general de alcantarillado de la ciudad.

Entre estos usos inapropiados está precisamente la eliminación a través del inodoro de las toallitas, que acaban formando atascos en las redes de alcantarillado o bien en las estaciones de bombeo, poniendo en serio peligro el funcionamiento del sistema general de evacuación de aguas a lo que ahora se suman otros elementos como las mascarillas, solicitando responsabilidad para su eliminación segura y evitar los riesgos medioambientales de estos desechos.

Los habitantes de Montilla son cada vez más conscientes de la importancia de no desechar ciertas sustancias por el inodoro y las consecuencias que puede conllevar, pero aún se detectan actos incívicos como la reciente obstrucción de algunos imbornales por arrojar pinturas o restos de morteros y otros residuos de construcción que sellan los imbornales haciéndolos inoperativos.

Por último, también se pide responsabilidad en la vía publica y la correcta utilización de contenedores y papeleras. Por la acción del viento y del agua de lluvia, los cartones, envoltorios, papeles, colillas, botellas, etc., tirados al suelo, pueden acabar en los caños o imbornales, en muchos casos cubriéndolos e impidiendo la entrada de agua y como consecuencia las calles se inundan. De ahí que la labor de limpieza que se realiza de forma continua tenga menor incidencia que una buena concienciación ciudadana, y por ello se intensifican las labores en estas fechas para optimizar el trabajo realizado, en especial en las zonas conflictivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios