EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Polémica

La regulación de los 'riders': el Gobierno crea un nuevo título de FP

  • El Ministerio busca una cualificación para los repartidores, aunque muchos de ellos son ya estudiantes universitarios.

La empresa Glovo ya ha debido indemnizar por despido a algunos riders. La empresa Glovo ya ha debido indemnizar por despido a algunos riders.

La empresa Glovo ya ha debido indemnizar por despido a algunos riders.

La bomba estallaba el pasado martes, cuando el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) de Isabel Celaá, aprobaba tres Reales Decretos que actualizan el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales con la creación de una nueva cualificación profesional: Servicio de entrega y recogida a domicilio (Nivel 1), esto es, un título para los riders con el que el Gobierno pretende empezar a regularizar una compleja situación para miles de trabajadores en precario, que de momento no ven con buenos ojos la idea.

El plan de Celaá es acabar con la figura de los autónomos en el gremio, obligando de alguna manera a las compañías (fundamentalmente Glovo, Deliveroo o Uber Eats) a contratar a trabajadores específicamente formados para el puesto de repartidor.

Desde la Asociación Profesional de Riders Autónomos han puesto ya el dedo en la herida: una gran parte de los repartidores son ya estudiantes, la mayoría universitarios, que trabajan en estas empresas para ganarse un pequeño sueldo con el que a menudo pagan sus estudios. La opción de hacerse con un título de FP cuando están estudiando una carrera o cualquier otra titulación no es, por tanto, viable.

El colectivo cree, y de hecho trabaja para ello, que son las empresas contratantes las que deben dar la formación necesaria a los repartidores, y surgen dudas sobre si la nueva titulación será obligatoria para poder trabajar como rider, ya de que de ser así muchos se verían obligados a dejar ese trabajo (o, caso más extraño, dejar otros estudios para poder seguir ganándose un sueldo como repartidores).

La noticia se ha producido en un momento de por sí delicado para el sector. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se reunía hace un mes con la asociación RidersxDerechos y la asociación de autónomos UATAE y les comunicaba su intención de modificar la legislación “antes de agosto” para hacer desaparecer la figura de los falsos autónomos en estas plataformas digitales de reparto y envío a domicilio.

"Después de más de 3 años luchando hoy estamos más cerca de conseguir lo que siempre hemos pedido, derechos laborales”, destacaba RidersXDerechos en Twitter poco después de la reunión. La idea es sacar una ley que reconozca "la laboralidad de este colectivo, clarificando su relación con el Estatuto de los Trabajadores”, según el propio Ministerio, consiguiendo así derechos como cualquier otro trabajador.

Por parte de las empresas, se insiste en que los riders son trabajadores por cuenta ajena y no autónomos, si bien la Justicia les ha quitado la razón en varias ocasiones, como la sentencia de finales 2019 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en la que se aceptó una demanda por despido de uno de estos repartidores, reconociendo su posición como falso autónomo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios