Ayudar a los bares es impulsar la recuperación

Editorial

Los bares, en Córdoba, son creadores de riqueza y empleo, por lo que es importante que las administraciones faciliten su labor

26 de mayo 2020 - 02:31

Los bares son para Córdoba mucho más que meros negocios donde poder beber o comer. Son, sobre todo, lugares fundamentales en la socialización de los cordobeses, territorios francos donde se desarrollan una parte de sus relaciones con los demás. De hecho, más allá de la anécdota y el chiste, sólo había que observar las redes sociales durante el confinamiento para darse cuenta de que uno de los elementos de la vieja normalidad que más echaban de menos los ciudadanos eran, precisamente, estos locales que abundan en todas nuestras ciudades, pueblos y barrios. Pero, también, los bares son una parte importantísima de nuestra economía, con una alta capacidad de contratación. Además, durante estos últimos años, ha servido para canalizar el emprendimiento y el autoempleo de muchos a los que la crisis económica de 2008 había dejado sin su puesto de trabajo y cuya capacidad de conseguir recursos financieros era limitada. Asimismo, vinculado sobre todo al turismo gastronómico, se ha desarrollado en Córdoba un sector muy dinámico e imaginativo que ha ayudado en gran medida a la ciudad a salir de la gran crisis económica de 2008. Los bares y la hostelería, por tanto, son creadores de riqueza y trabajo, por lo que las administraciones públicas están obligadas facilitar en lo posible su tarea. Ayudarlos es fundamental para la recuperación económica que acabamos de iniciar y cuyo recorrido es todavía incierto.

A nadie se le escapa que uno de los sectores que más ha castigado la pandemia del coronavirus ha sido, precisamente, el de la hostelería. Sobre todo porque han tenido que cerrar completamente sus negocios durante casi dos meses. A esto se añade que, posteriormente, cuando han comenzado las medidas de desescalada, sólo han podido abrir con una serie de estrictas de limitaciones que, en muchos casos, hacen inviable el negocio. Es más, una vez que se culmine la llegada a la nueva normalidad, todo indica que bares y restaurantes tendrán que seguir obligados a respetar una normativa muy severa. En los últimos días abundan las noticias de locales que tendrán dificultades para abrir sus puertas, lo que supone una pérdida de empleo y de riqueza que debe evitarse. En manos de las administraciones, y especialmente del Ayuntamiento, está el facilitar la supervivencia de estos negocios. Propuestas hay muchas, desde beneficios fiscales hasta ayudas directas, pasando por normativas que faciliten la ampliación del espacio de los veladores para que se pueda cumplir las normas de separación social. Ante todo, hay que hablar con el sector, comprender sus necesidad y hacer lo posible para satisfacerlas dentro del respeto a las medidas de sanitarias.

También te puede interesar