Fuera de foco

Un placer en los tiempos y en el clima

Leer un libro tranquilamente junto a un medio de vino y expuesto al relajante sol de otoño es un privilegio por dos motivos. El primero, porque se tiene tiempo y se puede huir del estrés que azota a la mayoría de los mortales y, segundo, porque el sol y la buena temperatura en estos días que se acercan al invierno son cada vez más escasos. Así es que si tiene tiempo y un buen libro, no dude en sentarse a disfrutar antes de que cambie el otro tiempo, el meteorológico, y tenga que quedarse en casa junto al brasero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios