Semana Santa Horarios e itinerarios del Domingo de Ramos en Córdoba

La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

El ministro bailón no da la talla

Más bajo no puede caer una cartera que fue portada por grandes como don Manuel Clavero o Soledad Becerril

Un político está para resolver problemas, hacernos la vida más fácil a los administrados y gestionar las cuentas con honradez y el mayor sentido de la oportunidad. Nunca debe emplear tiempo en abrir frentes con colectivos concretos de la sociedad, ni en herir suceptibilidades, mucho menos para ofender gratuitamente. Tenemos un presidente del Gobierno que no acude al funeral por las víctimas del Covid en la Catedral de la Almudena y que tiene un ministro de Cultura que se jacta en las redes sociales de que el denominado bono joven no incluya la fiesta de los toros. Miguel Iceta se pudo ahorrar el tuit al respecto aunque fuera por no avivar la polémica, por aquello de no soliviantar a ningún sector de la cultura y de la economía. No esperamos que lea a Lorca ni a tantos poetas y escritores que han exaltado la fiesta. Ni siquiera confiamos en que lea a los que con fundamentos la critican. Solo podemos albergar la esperanza de que tenga la actitud propia de un buen gobernante: la mesura, el equilibrio, el sentido institucional. Las machadas están fuera de lugar en cualquiera, mucho más en quien tiene responsabilidades ejecutivas y nos representa. Iceta se debió ahorrar la publicidad que personalmente le dio al orillamiento de los toros del dichoso bono con el que el sanchismo quiere rejuvenecer y aumentar su electorado ante Yolanda Díaz, el icono del neocomunismo perfumado. Este ministrillo de Cultura no tiene altura para el cargo. No es ministro de todos, sino de una parte. Está en su derecho de abrir y cerrar la oferta del bono. Gobernar es tomar decisiones, aplicar un criterio y defenderlo, pero se debe ahorrar determinados gestos inelegantes, innecesarios y reveladores de una talla corta. Iceta se irá un día del Ministerio de Cultura, adonde llegó por servilismo con el líder, como es lógico. ¿Por qué tantos políticos creen que están donde están por méritos propios? Algunos se desenvuelven como si hubieran ganado la plaza por oposición. Habría que aplicarles lo que enseña el denostado papa Francisco: "Saluda al subir, que te los encontrarás al bajar". Estos ministros de ahora no soportan un control de calidad. Se comportan como aficionados ultras del fútbol. Iceta acabará sus días de gloria y los toros seguirán saltando a los ruedos de España. No será este personaje efímero el que acabe con la Fiesta. Ni siquiera quien la hiera. Habrá toros como siempre, más o menos bravos. Y el ministrillo será recordado como el bailón mitinero. Por sus gracietas lo conoceréis. Más bajo no puede caer una cartera que fue portada por don Manuel Clavero o Soledad Becerril.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios