fuera de foco

a la espera de no se sabe qué

La peatonalización de la segunda parte de la Ribera luce el magnífico aspecto que se ve en la imagen. El adoquinado está completo, las farolas se encuentran en su sitio y sólo queda por retirar algún que otro palé con material de obra que no debería llevarle más de un par de horas a los albañiles. Sin embargo, nadie sabe aún cuándo se va a abrir al tránsito esta zona de la ciudad. La cuestión no es menor pues las nueva líneas de Aucorsa que cubren el centro están pendientes de ello. Esperemos que la calma de agosto sirva para dar el empujón definitivo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios