Editorial

El despegue de un sueño

CUANDO a las 10:30 de esta mañana despegue del aeropuerto el primer vuelo de la aerolínea Flysur con destino a Vigo, Córdoba vivirá un momento histórico. Después de 23 años, un avión comercial volverá a operar en el aeródromo de la ciudad y recuperará una infraestructura que jamás debió dejarse dormir. No sabemos si será tan relevante como la llegada del primer AVE a la estación del Plan Renfe, pero sí tenemos la certeza de que la recuperación del aeropuerto debe convertirse en punto de inflexión sobre el que el futuro de la cuidad ha de pivotar en gran medida. Si logramos que el aeródromo -cuya ampliación adquiere aún más importancia con la llegada de Flysur- tenga un importante tráfico de pasajeros, tanto de turistas como de empresarios, tenemos bien claro que la ciudad y la provincia se beneficiarán de manera clara. Más aún cuando los recientes datos del paro señalan la necesidad de buscar nuevos yacimientos de empleo para paliar el frenazo de la construcción y el consiguiente éxodo de los trabajadores desde las obras hasta las oficinas de empleo.

Unido a este beneficio económico que pueda traernos la aerolínea debemos ver en la recuperación de los vuelos regulares una suerte de revulsivo para tantos proyectos de Córdoba que continúan parados a medio gas. Si hace escasos meses, quien hablase de aviones aterrizando y despegando de Córdoba podía ser calificado de soñador, ahora debemos aprovechar la consecución de este sueño para reclamar con más fuerza la definición final de cuantas iniciativas están pendientes y son de vital importancia para nuestro futuro. El Palacio del Sur, el recinto ferial o el proyecto de la Capitalidad Cultural -de actualidad por el anuncio de Santander de que concurrirá a dicho reconocimiento- deben aprovecharse del impulso que hoy recibe Córdoba para despegar definitivamente. Porque creemos firmemente que si hemos logrado cumplir el sueño de tener un aeropuerto operativo, bien podemos cumplir todos esos otros anhelos que tan difíciles se nos han antojado hasta ahora. Sólo queda que quienes deben liderarlos por fin se pongan las pilas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios