FINAL El Sevilla gana su séptima Europa League

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

¿Quién te asesora, mi alma?

Todo apunta a que Feijóo, en su tránsito de Galicia a Madrid, ha alcanzado su nivel de incompetencia

Si yo fuera Feijóo haría una limpieza de corrales de asesores. Y tras ella me haría una autolimpieza de ideas y estrategias. Porque se diría que Sánchez ha infiltrado en su entorno una quinta columna de asesores que le invitan a hacer lo que más le pueda perjudicar y beneficiar al PSOE. Lo de sentirse muy orgulloso de "no rendir pleitesía a gobernantes aprendices de autócratas y realmente autócratas" y lo de "no echo de menos reunirme con algunos gobernantes de las naciones hispanoamericanas", dicho mientras el Rey y Sánchez estaban en la Cumbre Iberoamericana, solo se le puede ocurrir a un infiltrado en su entorno que busque erosionarlo tontería tras tontería e inoportunidad tras inoportunidad. Y esta fantasiosa explicación conspiranoica es la más positiva de las opciones. Porque las otras serían la torpeza de sus asesores, la suya o la de ambos.

Que hay gobernantes autócratas en algunos países latinoamericanos es tan cierto como que un jefe del Estado y un presidente del Gobierno tienen necesaria y obligatoriamente que reunirse con ellos. Lo que no quiere decir que les rindan pleitesía. ¿O acaso si algún día Feijóo llega a La Moncloa pese a sus asesores e incluso a sí mismo, llevado allí más por la catástrofe de Sánchez que por sus méritos, no iría a la Cumbre Iberoamericana porque hay autócratas ni a la ONU porque hay representantes de dictaduras? Defenderse diciendo que lo que ha dicho y está grabado son fake news que manipulan sus declaraciones no es la mejor estrategia para enmendar el error.

¿También la intervención de la telepredicadora y pastora evangélica es una fake new manipuladora? ¿Un avispado asesor le dijo que era una excelente idea para captar el voto hispano en Madrid? ¿Se le ocurrió a él? En el primer caso debe despedirlo ipso facto. En el segundo, ya que no puede despedirse a sí mismo, debe reflexionar sobre sus estrategias y la imagen de su partido que quiere proyectar. Porque todo apunta a que este señor, en su tránsito de Galicia a Madrid, ha alcanzado su nivel de incompetencia. Y esto, en la situación de debilidad de los dos grandes partidos que hasta el Gobierno Frankenstein de Sánchez han vertebrado nuestra democracia, lo que les hace depender de los apoyos de la extrema izquierda y la extrema derecha populistas, y en trance de desaparición Ciudadanos (segundo proyecto interesante autodestruido tras UPyD), es muy grave.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios