EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cambio de sentido

Tarantela

La sociedad -plural, ajena al marketing político, colaboradora- ha de ser el remedio, no la enfermedad

En 1962, Gianfranco Mingozzi, asistente de dirección de Fellini, en colaboración con el etnógrafo Ernesto de Martino, rueda un documental acerca del tarantismo, afección cuyo origen las gentes atribuían a la picadura de la tarántula, que provocaba malestar general, histeria convulsiva y algo así como epilepsia. En realidad, su origen era social -se trataba de una reacción psicosomática ante las penosas condiciones de vida- y su cura también lo era: en Italia, el remedio al tarantismo fue la tarantela (la jota acelerada, en el caso de Aragón), una música y un baile que los vecinos interpretaban juntos para hacer sanar al enfermo. Funcionaba.

La enfermedad que ahora nos atenaza es de otro origen -vírico y posiblemente derivada de habernos cargado la biodiversidad, como explica el científico del CSIC Fernando Valladares-. Su remedio, el confinamiento, está teniendo graves efectos secundarios en el cuerpo social y en el alma de las gentes. Podría ser de otro modo: como con el tarantismo, la solución a los males derivados del Covid-19 (crisis económica, mayor desigualdad social, trastornos en el modelo docente, duelos sin duelo…) también están en la comunidad misma, en la auténtica red social -que no es Instagram-, en la colaboración y la solidaridad, en saber y hacer saber que no estamos solos. Pues bien, el bálsamo de lo colectivo ha sido lo primero que la estrategia política del cuanto peor, mejor se ha encargado de envenenar en los ámbitos nacional y autonómico, y se lo estamos consintiendo. Hay gente que da más miedo que el virus. Los mismos que hace dos semanas aplaudían juntos e emocionados al personal sanitario, ahora se cruzan por la calle y se asestan un banderazo. La ultraderecha campeadora enarbola la unidad de España para intentar romper la unidad de los españoles ante la pandemia -que no ante el Gobierno, que a veces interesadamente se confunden-.

Era verdad que la desescalada es más difícil que el confinamiento. Comparecen, en circunstancias inéditas, la libertad, los vínculos, la responsabilidad, la ética. Hay quien no sabe qué hacer con todo eso. En el poder económico, hay unas ganas locas de que las cosas recobren la velocidad de vértigo y la horma de antes. En el mundo entero, las posturas netamente cerriles e irracionales ganan cancha. Pintan bastos. La sociedad -plural, ajena al marketing político, colaboradora- ha de saber que puede ser el remedio, no la enfermedad. No deje de sonar la tarantela.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios