En tránsito

Futurismo

¿Qué pensarán en el futuro de nuestra campaña electoral? ¿Entenderán la diferencia entre extrema derecha e izquierda?

Hacia el siglo II de nuestra era, en un fuerte romano perdido en el extremo norte de Britania -en el muro de Adriano, para ser exactos-, el decurión Másculo le escribió una nota al prefecto Flavio Cerialis en la que le pedía con urgencia un nuevo envío de cerveza para su guarnición, que se quejaba de haberse quedado sin reservas (apuesto a que esa guarnición estaba formada por soldados nacidos en la Bética). Y en otra nota, una mujer invitaba a su hermana a su cumpleaños, que iba a celebrarse el 11 de septiembre, y se despedía así de ella: "Adiós hermana, mi alma más querida. Te saludo". Estas notas se han conservado porque se escribieron sobre finas tabletas de madera. Y dos mil años más tarde, nos informan con toda exactitud de la vida diaria en una remota guarnición romana.

Me pregunto qué pasará si alguien encuentra, dentro de cien o doscientos años, una tableta (un iPhone momificado, quizá) que contenga información sobre nuestra vida actual: sobre las elecciones del 28-A, por ejemplo. Ya sé que es muy difícil que alguien de un futuro lejano -suponiendo que siga habiendo vida inteligente en este planeta- sepa entender las circunstancias de nuestra vida diaria. Entre la vida de aquel destacamento fronterizo romano y nuestra vida actual hay muchas más similitudes que diferencias, y las cosas que les preocupaban a los romanos de hace 2.000 años -las cervezas, los cumpleaños, la paga que siempre se retrasaba- son las mismas que nos preocupan a nosotros. Pero dentro de cien años, al ritmo que van cambiando las cosas, en un mundo de cyborgs medio humanos y medio cibernéticos -si es que queda alguien vivo-, ¿tendrá sentido beber cerveza? ¿Y celebrar los cumpleaños? ¿Y esperar la paga? Incluso me pregunto si habrá pagas y si alguien cobrará su sueldo (al paso que vamos, me temo que no).

Lo digo porque me gustaría saber qué pensaría un ser del futuro acerca de nuestra campaña electoral, suponiendo que encontrara un método fiable para descifrar las toneladas de información que estamos produciendo. ¿Entendería la diferencia entre extrema derecha y extrema izquierda? ¿Podría asimilar los conceptos de "bloque progresista" y "bloque conservador"? ¿Qué significarían para él (o ella) las promesas sobre las bajadas de impuestos? ¿Conseguiría entender las alusiones al Estado del bienestar? Ahí lo dejo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios