Las Tendillas

Batas blancas: Con "Las"

Debería sustituirse por "Algunas batas blancas", más acorde con la situación

Repasamos la prensa de algunos días pasados. El autor de esta publicación tuvo la suerte de topar con una pluralidad de noticias relativas a la… "sanidad". Pero resultan ser objeto de nuestra atención las que incluyen el sustantivo con el que encabezamos esta "opinión": "Batas blancas".

Muchos son los titulares periodísticos que incluyen el dicho sustantivo. Y casi todos precedidos del artículo determinante "la".

A título de ejemplo, cortamos y pegamos parte de una de dichas publicaciones. Resulta del siguiente tenor literal: "Las batas blancas han vuelto a salir a la calle en Andalucía en defensa de una sanidad pública de calidad".

El prestigio de los autores de dichas publicaciones constituye prueba irrefutable de la fenomenal y magnífica capacidad profesional y buen hacer de los mismos. Ello no obstante, entendemos que lo que se viene alegando en las dichas noticias plantea al autor de esta publicación algunas dudas. Como las siguientes:

Nos parecería digno de toda loa la defensa de una "sanidad de calidad" sin atributo alguno (sin limitación alguna. En general. Para todos). Pero menos loable nos resulta la "defensa de una sanidad pública" (en particular. Limitada).

Por otra parte, la expresión "Las batas blancas" -que motiva esta "opinión"- incluye a todas las batas blancas. Pero no han sido todas. Solamente algunas (quizás muchas). En consecuencia -y a juicio del autor de esta "opinión"- la expresión "Las batas blancas" no se corresponde con la realidad. Y debería sustituirse por "Algunas batas blancas", más acorde con la situación.

A mayor abundamiento de argumentos -y a juicio de Las Tendillas- la tan cacareada "sanidad pública" solo existe en la iluminada mente de sus defensores. El hecho de que nos parezca así no parece exento de justificación: El diccionario de La Real Academia de la Lengua Española reconoce una variada clasificación del término "sanidad": "Sanidad civil", "sanidad exterior", "sanidad interior", "sanidad militar" (etcétera). Pero, he aquí que los términos "sanidad pública" y "sanidad privada" brillan por su clamorosa ausencia en el susodicho registro oficial. Obviamente, el lector que tenga a bien honrarnos con la lectura de esta columna tendrá sobrados motivos para preguntarse por qué la Autoridad Académica no incluyó los dichos términos en nuestra lengua. A buen seguro, no lo haría por razones muy justificadas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios