Quim Larrea / Presidente De Surgenia. Centro Tecnológico Andaluz De Diseño

Actualizar los iconos

opinión

12 de agosto 2011 - 01:00

DESAPARECIDAS las fronteras europeas, muchos turistas reconocen la llegada a España cuando encuentran el primer toro de Osborne recortado en el horizonte. La marca, diseñada por el gaditano Manolo Prieto (Puerto de Santa María 1912-Madrid 1991) para la empresa andaluza de vinos, se ha transformado en un icono global de españolidad. No es un caso aislado, muchos de los iconos de la identidad andaluza -el sombrero cordobés, el traje de flamenca, los botos, el catavinos, la guitarra flamenca…- han sido españolizados y son reconocidos internacionalmente, no como parte de nuestra cultura, sino como parte del acervo español.

Andalucía construyó entre finales del siglo XIX y principios del XX una poderosa iconografía que pervive hasta nuestros días con un potencial extraordinario. Un potencial que muchos creadores han sabido ver -y explotar- en sectores como la moda: Christian Lacroix, Paul Gaultier o mas recientemente el defenestrado John Galliano, eso sólo en el campo de la moda.

Desde el punto de vista de la gráfica, el poderío de los hierros de las ganaderías es toda una lección de marca avant la lettre, así como el etiquetado de las latas de aceite, vino o pastelería marcaron una forma de hacer muy identitaria.

Pero el tiempo pasa y esta iconografía tiene que actualizarse, aquellas piezas que tanto servicio han dado a lo andaluz deben ser puestas al día. Algunas de ellas son casi intocables -es muy difícil mejorar el sombrero cordobés, un ejercicio de racionalismo sobrio impecable, o la guitarra flamenca- pero hay otras que puestas al día podrían recuperar una gloria y una expansión muy importante en los mercados. Un ejemplo: en estos momentos en Surgenia se está estudiando la posibilidad de convocar un concurso que pretende rediseñar la silla de Enea, sí, la "de toda la vida", aquélla tan común en nuestros patios, tradicional en los cines de verano o los espectáculos flamencos. Esta silla tiene un potencial que puesto al día por un buen diseñador obtendría un reconocimiento inmediato por parte del público. Este mismo caso es muy fácil de repetir con otros elementos de nuestra cultura, desde los faroles acristalados de las grandes casonas, hasta la mesa camilla con su tradicional brasero. Solo hace falta analizar nuestro entorno, descubrir esos elementos esenciales de nuestra cultura y rediseñarlos, traerlos a la actualidad sin que pierdan un ápice de su identidad.

El 5 de diciembre de 1980 coincidieron en el teatro Warfield de San Francisco Al Di Meola, John McLaughlin y Paco de Lucía, tocaron juntos sus guitarras y el resultado fue grabado como Friday Night in San Francisco. El maestro andaluz tocó con su guitarra flamenca y nunca renunció a su identidad, el publico se extasió, hizo algo nuevo sin abandonar sus orígenes. ¿No podemos repetir la experiencia con nuestros productos?

También te puede interesar

stats