Roberto Scholtes

Cómo invertir en la relocalización industrial

15 de junio 2024 - 00:30

El pulso geoestratégico entre EEUU y China y las tensiones comerciales están provocando una reconfiguración de las cadenas de valor globales, con una relocalización de parte de la producción manufacturera. No es fácil para los inversores aprovecharse directamente de esta dinámica, ya que a menudo las nuevas factorías son propiedad de las mismas multinacionales que salen de China o de empresas no cotizadas. Hay que buscar beneficiarios indirectos en los países destinatarios de estas inversiones.

El análisis de la composición de los distintos mercados emergentes nos lleva a preferir los de Asia Emergente, que deben tener un peso relevante en las carteras de renta variable, ya que seguirán siendo las locomotoras de la economía mundial. Para ello, son preferibles fondos regionales con un sesgo growth (para tener una exposición considerable en de las tecnológicas en Taiwán, Corea, India y China, que también están participando en la revolución de la Inteligencia Artificial) pero que no tengan mucho peso en valores dependientes de la demanda interna del gigante asiático.

El peso de los dos sectores que más se benefician de esta relocalización son Industria y Tecnología. Pero pesan muy poco en las bolsas de México y en el resto de Latinoamérica, y casi nada en Europa del Este, Oriente Medio y África.

El mayor ganador a medio plazo será India, que además cuenta con potentes factores estructurales a su favor. Sin embargo, su mayor potencial de crecimiento está ya en buena parte reflejado en sus exigentes valoraciones (PER 22,2x), por lo que preferimos una exposición diversificada al conjunto de Asia Emergente, además de en Japón.

También te puede interesar

stats