Fernando Faces Santelmo Business School

La estanflación acecha

Tribuna Económica

09 de marzo 2022 - 01:54

El miedo a la estanflación retorna a los mercados financieros. El espectacular disparo del precio de la energía y las materias primas hacen temer una inflación, persistente e intensa, que acabe con la recuperación. El precio de la energía eléctrica ha llegado a tocar máximos históricos de 700 euros el MWh. Lo cual implica multiplicar por 15 el precio de hace un año. A este precio el recibo medio mensual de la luz es casi un un tercio del salario mínimo. El impacto de la subida del precio de la energía, los metales y las materias primas agrícolas se está trasladando a todos los precios finales. En España partimos de una inflación precrisis del 7,5%, la más alta de la Eurozona. El corazón de la inflación, la subyacente, sin energía y alimentos no elaborados, se disparará por encima del 3%, amenazando la recuperación económica. Algunas empresas industriales, intensivas en el uso de la electricidad, están parando temporalmente sus plantas de producción.

La volatilidad en los mercados financieros es extrema y las bolsas se desploman. La pérdida de valor de los activos financieros y reales, de intensificarse y prolongarse en el tiempo, tendrán un efecto riqueza negativo sobre el consumo y la inversión. La estanflación es un escenario en el que la inflación se dispara al mismo tiempo que el PIB decrece. El peor de los mundos. Una enfermedad de difícil cura con las políticas monetarias y fiscales expansivas aplicadas durante la pandemia, ya que cuando un objetivo se alcanza (PIB), el otro empeora (inflación). La retirada de liquidez y el aumento de los tipos de interés anunciados por los bancos centrales es un factor adicional que contraerá el consumo de las familias y la inversión.

La inflación que inicialmente fue considerada transitoria por los bancos centrales, ha resultado ser tenaz y persistente. La guerra de Ucrania ha sido un factor agravante, que amenaza con el enquistamiento y perdurabilidad de la inflación a niveles de dos dígitos. La inflación se enraizará si se producen los efectos de segunda ronda por la indexación de los salarios a la actual inflación en el próximo convenio. La espiral precios salarios y el enquistamiento de la inflación estarían garantizados. Recientemente Pedro Sánchez ha anunciado que vienen tiempos duros, dando un viraje brusco a su discurso. De propiciar la subida del salario mínimo, el sueldo de los funcionarios y las pensiones ligadas al IPC ha pasado a reclamar a los sindicatos y a la patronal un pacto de rentas. El objetivo es alcanzar un acuerdo de contención de salarios y beneficios, mediante el cual se consiga que los incrementos de costes y salarios no se trasladen a los precios finales. Un reparto de sacrificios entre ambas partes.

Es probable que ante la amenaza de estanflación el BCE posponga temporalmente la retirada de liquidez y la subida de tipos de interés y se retrasé el retorno de las reglas fiscales de objetivos de déficit y deuda pública. Posposición,pero no solución. Los consejeros del BCE Olli Rehn y Mario Centeno, algunos bancos de inversión y, en España, la Airef consideran la estanflación como un escenario posible .Vienen tiempos duros. En 2023, si la guerra continúa, la estanflación es más que posible.

También te puede interesar

stats