Roberto Scholtes

Un agujero en los bancos centrales

28 de octubre 2023 - 00:15

Las subidas de los tipos de interés también perjudican a los propios bancos centrales. Sus enormes carteras de bonos, adquiridas en los sucesivos programas de Expansión Cuantitativa, acumulan ahora inmensas pérdidas latentes, aproximadamente 700.000 millones de euros en el BCE y un billón de dólares en la Reserva Federal, entre el 4% y el 5% de los PIB respectivos. En proporción, lo mismo sucede con el Banco de Inglaterra y el Riksbank sueco.

Sin embargo, su intención no es vender los bonos, lo que materializaría las pérdidas y les dejaría contablemente con capital negativo, sino que irán dejándolos vencer, diluyendo el quebranto durante varios años. Pero esto no significa que no pase nada. Para empezar, las autoridades monetarias de Inglaterra y Suecia ya han señalado que solicitarán una recapitalización a sus tesoros nacionales que podría causar ruido mediático y político.

Salvo que afloren suficientes ganancias al revaluar sus reservas de oro o de divisas, algunos de ellos entrarán en pérdidas. El BCE, por ejemplo, remunera al 4,0% casi 3,5 billones de euros que cada noche la banca coloca en su facilidad de depósito, mientras que la rentabilidad media de la deuda que posee es del 0,7%.

Sin beneficios, desaparecerán los dividendos (el 100% en España) que reciben sus propietarios, es decir, el Tesoro de cada país. Esta ha sido una significativa fuente de ingresos no tributarios, de entre 0,2%-0,5% del PIB dependiendo del banco y del ejercicio. Su pérdida agravará la ya precaria dinámica presupuestaria y fiscal, presionada además por los mayores intereses sobre la deuda y el coste creciente del Estado de bienestar.

También te puede interesar

stats