Jornada de descensos en los principales índices mundiales ayer tras la decisión del miércoles de la Fed que, si bien se decantó por una pausa y mantener los tipos de interés oficiales en el rango 5,25%- 5,50%, se mostró abierta a realizar al menos una nueva subida del precio del dinero antes de final de año. Además, la autoridad monetaria estadounidense señaló que espera unos tipos en niveles restrictivos durante un mayor período de tiempo.

Una decisión que se adoptó en una coyuntura en la que los datos siguen confirmando la resiliencia de la actividad económica estadounidense. Así, ayer se conoció que, en la semana hasta el 16 de septiembre, las nuevas solicitudes de prestaciones por desempleo en EEUU cayeron en 20.000 hasta 201.000 en términos desestacionalizados (vs. 221.000 la semana anterior), por debajo de la cifra estimada por el consenso de analistas de 225.000 solicitudes. En este sentido, la huelga parcial en el sector automotriz del sindicato United Auto Workers (UAW) contra los tres principales fabricantes de automóviles podría haber retrasado los despidos en la industria, añadiendo nuevas presiones sobre el tensionado mercado laboral estadounidense.

Paralelamente, en la Eurozona, también pesó el deterioro de las perspectivas tras los mensajes de la Fed y los riesgos asociados al fuerte repunte del precio del crudo. Así, el dato provisional de septiembre del Indicador de Confianza del Consumidor de la Comisión Europea mostró un nuevo descenso de 1,8 pp hasta un -17,8%, manteniéndose alejado de su media histórica de en torno a un -11%.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios