La compañía ha presentado resultados del 2T del año en el que comienza a verse cierto punto de equilibrio en la generación de flujo de caja. Según el fundador y CEO de la compañía, Will Shu, “la empresa se encuentra fundamentalmente en un lugar muy diferente a cuando comenzamos a cotizar en bolsa hace 30 meses”.

Las compañías de delivery como Deliveroo, Uber, DoorDash y Delivery Hero, que colectivamente han quemado decenas de miles de millones de dólares durante la última década, se han visto sometidos a una presión cada vez mayor por parte de los inversores para demostrar rentabilidad a medida que aumenta el coste del capital.

Los ingresos aumentaron un 5% hasta 1.000 millones de libras esterlinas, gracias a un aumento del 10% en el precio promedio de cada pedido hasta 24,20 libras esterlinas, impulsado en parte por la inflación. Los volúmenes de pedidos, sin embargo, cayeron un 6%.

Los márgenes Ebitda mejoran en el primer semestre hasta el 1,1% desde el 0,2% del periodo anterior, subiendo también las previsiones para el año 2023 hasta el rango de 60-80 millones de libras esterlinas frente al guidance anterior de 20-50MM.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios