Jornada de variaciones moderadas en los principales índices de Europa y EEUU. La Fed y el BCE mostraron en Sintra un tono duro que, junto con los datos de inflación de Alemania han servido para activar la cautela entre los inversores y acentuar las dudas sobre el grado de resistencia de la economía. Las presiones sobre inflación no cesan y las potenciales subidas de tipos para contenerlas se vuelven cada vez más probables.

La senda de desinflación se frenó en Alemania tras la publicación de unos datos de junio que fueron superiores a los estimados (+6,4% la general frente a las expectativas del 6,3%). Un repunte debido a la subida de los precios de los alimentos que han registrado un incremento de un 13,7% interanual.

En la región Asia-Pacífico, los índices tuvieron un comportamiento negativo en general tras la aprobación del gobierno de China de una nueva ley de relaciones exteriores que profundiza el control del presidente Xi Jinping sobre las relaciones exteriores del país y fortalece la base legal del gobierno para las medidas contra las amenazas occidentales a la seguridad nacional y económica. Todo ello en un contexto donde las relaciones entre Estados Unidos y China se han deteriorado significativamente.

En este contexto, el Eurostoxx 50 avanzó ligeramente en línea con el resto de índices.

En renta fija, la jornada mostró subidas generalizadas en los bonos soberanos tras la publicación de los datos de inflación en Alemania y España, país en el que la tasa interanual de los precios bajó más de lo esperado por el mercado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios