Declaración de la renta Fechas clave en 2023

Cristo y Rey ha cerrado sus ocho capítulos y deja la sensación de que las cuitas, cabreos y revolcones de Bárbara Rey y el domador daba para dos o tres temporadas. En esta ocasión estaban justificadas. Y no es que la novelera existencia de la murciana sea un dechado de interés personal pero su recorrido por personajes conocidos e intimidades que sabíamos de ellas cogidas por los pelos, nunca mejor dicho, se han quedado a medidas. Lo de su relación con don Juan Carlos era una trama más pero tenía peso para brujulear por la fontanería de la Zarzuela de aquellos años. Y además tenemos las concepciones sociales de aquel tiempo de renovación, el funcionamiento de TVE, los celos artísticos de nuestro estrellato... Y sólo con los percances sufridos por Cristo, con esos leones que se le rebelaban en grupo, había materia pendiente en el retrato del psicópata interpretado por Jaime Lorente (impresionante en algunas escenas pero que parece clonar todos sus personajes).

La convulsa relación de la pareja era, efectivamente, el eje de esta ambientación histórica que por capítulos iba a ritmo de vulgar culebrón y en otras aceleraba con tono adecuado. A falta de un The Crown a la española, Cristo y Rey nos ha retratado el pasado histórico con una apariencia y trasfondo que le apetece seguir al público español. Y también al de otros países. Con la lección aprendida de no tener que parodiar o imitar a los personajes reales, como el propio rey, que sale favorecido en aspecto y ademanes. Belén Cuesta no refleja exactamente la voz de Bárbara Rey, no se parece demasiado a la actriz, pero monta un personaje femenino creíble y con rasgos contundentes. Cristo y Rey ha funcionado mejor de lo que podía imaginar en Atresplayer Premium y cuando se estrene en Antena 3 despertará atracción aunque mucho de su público potencial ya la haya visto. Y genera más contenido añadido. Es un éxito tan fácil de hacer en apariencia que habla del buen trabajo, eficaz, del equipo de Daniel Écija, tal vez el creador más inteligente, en lo televisivo, que tenemos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios