música Una cita con el cantante español más internacional

El truhán que triunfa como un señor

  • Julio Iglesias revisa su amplio repertorio en Lucena ante 8.000 personas · Sonaron 'Un canto a Galicia', 'Manuela', 'De niña a mujer' y 'Hey' · El artista anima a combatir el desencanto y "seguir adelante"

El cantante español más internacional de todos los tiempos, Julio Iglesias, no defraudó a sus fans en el concierto que ofreció anoche en Lucena y que reunió a unas 8.000 personas que corearon con gusto sus éxitos. Además, fuera del estadio, tanto en los aparcamientos del centro comercial Carrefour como en las cercanías del río Lucena, se congregaron numerosas personas para escuchar al artista. En el único concierto que ha dado en Andalucía en el marco de esta gira, Iglesias se dejó querer por el público y demostró por qué tras más de 40 años de carrera y más de 350 millones de discos vendidos, a sus casi 68 años -los cumple el próximo 23 de septiembre- sigue llenando estadios como el Ciudad de Lucena.

Los fans, de todas las edades y tantos hombres como mujeres, quedaron encantados cuando a las 22:15, 15 minutos después de la hora anunciada, Iglesias salió al escenario con traje y corbata oscura y camisa blanca para entonar Mi Dulcinea. El cantante reconoció que se sentía encantado de estar en Lucena y en Andalucía, "porque de esta tierra es mi madre".

Los minutos transcurrieron e Iglesias sacó a relucir parte del extenso repertorio que tiene, entonando desde canciones movidas hasta el tango A media luz, melodías que hicieron las delicias de sus fans, que aplaudieron con entusiasmo cada nuevo tema del artista. Iglesias habló de "nuestro país, de nuestra querida España, mezcla de muchas culturas", y habló de Huelva, la tierra de su madre y sus abuelos maternos, y de Galicia, tierra de su padre, entonando a continuación Un canto a Galicia.

El madrileño habló de Lucena, de su industria del mueble, y afirmó ser consciente de la cantidad de empresas que se han cerrado en los últimos tiempos, aconsejando a los presentes que "hay que luchar y seguir adelante". A los lucentinos les dedicó Manuela, poniendo a parte del público en pie.

Fue muy coreada también la mítica De niña a mujer, que el cantante dedicó a la mayor de sus ocho hijos, Chábeli. Iglesias afirmó en Lucena que el público ha sido quien le ha dado "alas para volar" y que le gustaría que todos aquellos que le preguntan si se siente querido en su país "vieran el concierto de Lucena". Julio Iglesias indicó que parte de su éxito se lo debe a los abuelos y abuelas "que han transmitido estas canciones".

La carretera, Abrázame, Hey o Mammy Blue, durante la cual Iglesias se despojó de su chaqueta (causando el furor de las féminas), fueron algunas de las canciones que entonó a lo largo del concierto ofrecido en Lucena y que se prolongó hasta pasada la medianoche. Los fans, encantados, disfrutaron del concierto y quedaron muy satisfechos con la experiencia de ver a su ídolo en su ciudad natal.

El denominado Concierto del Amor, celebrado en el marco de su gira actual, ha supuesto un gran revulsivo tanto para la ciudad como para toda la comarca, ya que todos los hoteles han estado al cien por cien de ocupación. Según informaron desde la organización, se agotaron las plazas hoteleras de Lucena y de pueblos como Montilla, Cabra o Aguilar de la Frontera.

En el concierto, el artista sorteó autógrafos personales y corbatas exclusivas, firmadas por él, entre todos aquellos que adquirieron localidades Goldenticket o Vip Oro. Estas entradas permitieron acceder a unos aparcamientos muy cercanos al estadio y acudir al photocall y al catering dispuesto para estos privilegiados. Ésta, sin lugar a dudas, es una de las principales novedades de su gira española, ya que esta posibilidad no se había dado en el país hasta este año. Las entradas tuvieron unos precios que oscilaron entre los 35 y los 295 euros, aunque durante unas horas los lucentinos pudieron beneficiarse de la venta de entradas 2x1, una iniciativa muy criticada por aquellos que adquirieron sus localidades en el momento en que se pusieron a la venta. No sentó bien a algunos esta notoria rebaja de última hora.

Lucena vivió ayer, en suma, un día muy especial por la visita de uno de los artistas más carismáticos de la historia de la canción, inmerso ahora en una gira en la que está intentando congregar en los recintos a aficionados de todas las edades, demostrando que la música no tiene edad y que los más jóvenes pueden emocionarse con las letras y las melodías que hace años emocionaron a sus padres e incluso a sus abuelos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios