juancho sidecars. cantante y compositor

"Quizás hemos perdido esa forma de hacer rock inocente"

  • Los madrileños traen este viernes a la Sala M100 su nuevo disco 'Cuestión de gravedad' tras el éxito de su acústico 'Contra las cuerdas'

El trío madrileño ha contado con la colaboración de artistas como Iván Ferreiro. El trío madrileño ha contado con la colaboración de artistas como Iván Ferreiro.

El trío madrileño ha contado con la colaboración de artistas como Iván Ferreiro. / e.d.c.

Aviso a tripulantes. Salvo que sean de los que gozan de un buen harakiri amoroso tras una ruptura, quizás deberían escuchar más bajito -que no dejar de hacerlo- el flamante nuevo disco de Sidecars, el trío madrileño que trabaja el rock desde la fragua. No por nada les han llamado en alguna ocasión "obreros del rock". Cuestión de gravedad, que presentarán este viernes en la Sala M100, llega tras un apoteósico disco en directo, Contra las cuerdas. Quizás ahora, tras obras maestras como Fan de ti, Los amantes o Dinamita, Sidecars no necesiten más palabras que éstas: denle al play a este Cuestión de gravedad, un dardo de franqueza y buen rock en español.

-¿Todo es al final cuestión de gravedad?

A los niños hay que enseñarles y ponerles música, hay que dejarles ir a los conciertos desde que son pequeños"Este 'Cuestión de gravedad' cuenta la historia de principio a fin: desde el encantamiento hasta la desesperanza"

-Sí. Lo que nos gustaba de esa frase es que tiene varias lecturas. Por un lado dice que de alguna manera todo cae por su propio peso y, por otro, que las situaciones y las cosas tienen la gravedad que cada uno le damos.

-¿El éxito cae también por su propio peso?

-Me gusta creer que sí, que la persistencia y el trabajo bien hecho y con el corazón acaban llevándote a alguna parte. Qué triste sería pensar lo contrario.

-La pregunta viene porque desde el anterior disco y con este quinto es cuando están haciendo más ruido. ¿Qué ha mejorado el marketing, la música o ha sido cosa de tesón?

-Creo que tiene que ver con el tesón. Cuando me preguntan por una canción en concreto, alguna que nos hizo más conocidos o el disco Contra las cuerdas, siempre he pensado que todo ha ayudado en un momento determinado a crecer. Por supuesto que tiene importancia el disco o la canción pero tiene que ver con haber tocado en pueblos de todo el mundo y en salas con muy poquita gente. Al final la clave está en llevar mucho tiempo ahí y que a la gente le acabe sonando tu música.

-¿Cuáles serían esas canciones que os han lanzado?

-Probablemente el número uno se lo llevaría La tormenta porque fue la primera que nos abrió un huequito en la radio y que se generalizó un poco más. También podría ser Fan de ti, es otra de las canciones que cogieron vuelo por sí solas, o Contra las cuerdas. Serían esas tres.

-Dicen de sí mismos que son obreros del rock. ¿Si existiera un sindicato qué pedirían?

-[Risas]. Pediríamos que poco a poco se fuera concienciando a nivel educativo de que la música es cultura de un país y que los niños hay que enseñarles y ponerles música y que hay que dejarles ir a ver conciertos desde pequeños aunque sea acompañados. Que no pasa nada, no le vas a poner un cubata a un niño de 12 años.

-¿Cuál es la cuestión de gravedad más importante ahora mismo en este país?

-Yo diría que vamos sin nadie al volante. Pero no solo en nuestro gobierno en general. Cuando tenemos que meternos en asuntos importantes donde entra en juego más gente, los que tienen el oficio de sentarse y ponerse de acuerdo, lo único que hacen es generar problemas. Diría que lo más grave es que vamos en un barco sin capitán.

-Si pudiera, ¿a quién pondría de capitán del barco?

-[Risas]. Ya dije una vez que de ministro de Cultura pondría a Benjamín Prado.

-De Prado a Sabina. Su hermano, Leiva, produjo su último disco. ¿Tiene pensado Sidecars hacer alguna colaboración futura con él?

-No, no. Yo he tenido la fortuna de poder conocer a Joaquín como un fan absoluto, pero como poco más. No hay ninguna relación profesional.

-Sidecars ha firmado grandes temas como Mundo frágil, Contra las cuerdas, Los amantes... ¿Siguen haciendo falta canciones de amor o se puede empezar a hablar en lenguaje Tinder?

-[Risas]. Pues yo no sé si siguen haciendo falta canciones de amor porque supongo que ya hay muchas y que todo está dicho. Lo que sí me parece es que yo escribo por necesidad y porque es mi manera de soltar, y noto que a la gente le llega mi manera de contar las historias y se identifican con lo que dicen. No sé si hacen falta canciones de amor pero sí hacen falta canciones sinceras.

-En este Cuestión de gravedad repasa los pasos de una ruptura un poco traumática...

-Sí, bueno... es exactamente eso, es un disco que cuenta una historia de principio a final, sus diferentes momentos. Es el tránsito desde el encantamiento hasta la desesperanza. Es un poco jodido pero no es algo que no le haya pasado a todo el mundo. [Risas].

-No es un disco para escuchar cuando acabas de romper con alguien.

-No, no, aunque también hay gente a la que le gusta regodearse en el dolor.

-¿Con qué colaboración habéis disfrutado más?

-Pues eso no sabría decirlo pero sí puedo hablar de cuando hicimos Los amantes con Iván Ferreiro por elegir una porque fue un momento importante en nuestra vida. Incluso el momento en el que Iván se subió a cantar, él llevó su magia. Cuando acabamos sabíamos que había pasado algo ahí dentro.

-En una de sus primeras canciones, Fan de ti, presentaban un rock casi inocente. Es este disco se meten en un universo más oscuro. ¿Han perdido esa forma de hacer un rock más transparente o inocente?

-Aunque parezca lo que siempre se dice, vamos evolucionando y supongo que esta vez hemos querido que todo fuera lo más orgánico posible y nos hemos parado un poco más en la instrumentación. Si volveremos a eso... no lo sé. Quizás es algo que hemos perdido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios