Crítica de Música deine

Nuestro nuevo director

Un momento del ensayo de la Orquesta antes del concierto. Un momento del ensayo de la Orquesta antes del concierto.

Un momento del ensayo de la Orquesta antes del concierto. / juan Ayala

Comentarios 1

Fue un acierto que el nuevo director de la Orquesta de Córdoba, Carlos Domínguez-Nieto, abordara su concierto de presentación a través de una amena charla-concierto. En ella, iba anunciando (y ejemplificando musicalmente) algunas de las claves de la primera de las dos temporadas en que, en principio, estará con nosotros. A la vez, y con naturalidad, nos mostraba facetas de su personalidad (pinceladas sobre su trayectoria artística, gustos musicales, familia…) que lo mostraban cercano y que el público agradecía con constantes aplausos.

Quiso comenzar el flamante director con la espléndida Fanfarria para el hombre corriente que compusiera Aaron Copland en 1942 inspirado por las famosas palabras del vicepresidente Henry A. Wallace sobre el protagonismo que el hombre común habría de tener en aquellos difíciles nuevos tiempos. Acertaron, por cierto, Wallace y Copland. Contó Domínguez-Nieto que la había elegido por ser la primera obra que interpretó la Orquesta de Córdoba en el ya lejano año de su fundación. Sonó muy bien, al igual que todas las obras que siguieron, dirigidas de memoria con gestos enérgicos y sumamente expresivos por un director que evidenció seguridad, experiencia y gran solvencia técnica.

Desde mi punto de vista, el concierto alcanzó momentos cumbre en la deliciosa obra de Eduardo Toldrá, en la obertura de Chaikovsky y en la divertida propina: Huapango del mexicano José Pablo Moncayo (1912-1958). Y un muy buen nivel en las piezas de Dvorak y Turina. Quizás los momentos menos brillantes se concentraron en la primera parte del aria de Bach, donde me pareció que la conjunción entre el cantante Javier Povedano (de muy bello timbre) y la Orquesta habría precisado de más ensayos.

Mención aparte merece el simpático intermezzo de ¡Viva Córdoba!, el sainete de Joaquín (Quinito) Valverde Sanjuán (1875-1918) que la Orquesta interpretará completo el próximo mes de mayo. Me pareció un detalle muy bonito que el nuevo director haya querido buscar y ofrecer algo novedoso o poco conocido que, al menos en el título, lleve el nombre de la ciudad. Algo contó de los esfuerzos que ello ha conllevado. No fue el único gesto que nos dio pistas del entusiasmo que el madrileño Carlos Domínguez-Nieto va a aportar a su labor mezclada con su talento artístico. Se palpaba ilusión en el ambiente, incluso en las dos ocasiones en que el director riñó cariñosamente al respetable: la puntualidad y los móviles … Un nuevo director merece que los aficionados cordobeses no seamos los de siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios