niño de elche. Cantaor y exflamenco

"El flamenco no existe"

  • Francisco Contreras presentará en el C3A su último trabajo, una antología de autores heterodoxos, y una selección de su material experimental para el Sónar junto a Los Voluble

Niño de Elche, en una imagen promocional. Niño de Elche, en una imagen promocional.

Niño de Elche, en una imagen promocional. / ricardo cases

"Como decía el cantaor Manuel Agujetas, el flamenco es mentira", reflexiona Francisco Contreras, Niño de Elche, la propuesta más vanguardista que podrá escucharse el próximo sábado en Córdoba con motivo de la Noche Blanca (C3A, 00:00). Su último disco, una antología de autores alejados de la ortodoxia, reivindica tanto a Lola Flores y su Bomba gitana como al artista visual Val del Omar. El trabajo discográfico es un rompecabezas donde caben pasodobles, tanguillos, fandangos, seguiriyas, cañas, rumbas o saetas, todo ello pasado por el tamiz de la experimentación.

-¿Qué van a encontrarse quienes el sábado acudan al Centro de Creación Contemporánea de Andalucía a su concierto?

-Es un concierto que se podría dividir en dos partes. La primera, una selección de cantes de mi último disco, Antología del cante flamenco heterodoxo, y la segunda parte es una revisita de los materiales que generamos Los Voluble y yo junto a Raúl Cantizano y Pablo Peña en las dos propuestas para Sónar 2015 y 2016 tituladas Raverdial y En el nombre de.

-Una persona que se define como exflamenco, ¿qué tiene que aportar a la Noche Blanca del Flamenco?

-Quien debería contar sobre la aportación de mi propuesta artística en el contexto de la Noche Blanca del Flamenco en Córdoba acaso sería la organización, ya que es la que me ha contratado y puede tener una visión amplia de lo que supone mi participación dentro de la programación de este año.

-Su último disco, publicado el pasado febrero, lleva por título Antología del cante flamenco heterodoxo, ¿significa esto que le da una nueva oportunidad a este género?

-Como diría Pedro G. Romero, el flamenco es un género pero va más allá de lo artístico. Por lo tanto, siempre le doy oportunidades en cada ampliación que intento hacer sobre la concepción de lo que supone lo flamenco.

-Por el tracklist desfilan muchísimos nombres propios, desde Lola Flores a San Juan de la Cruz, de Tim Buckley a Shostakóvich, ¿cómo ha sido capaz de armar este puzle?

-Con la dirección artística de Pedro G. Romero. Él es quien ha fraguado la mayoría de la concepción de ese trabajo y es a él a quien le debo esa estructura.

-La primera escucha es compleja, no tiene una impronta tan inmediata como Voces del extremo o Para quienes aún viven. ¿Se está entendiendo? ¿Algún consejo para quien aún no lo haya escuchado?

-Creo que el verbo "entender" no ayuda nada para acercarse a mis propuestas artísticas, eso es más para las formas ortodoxas. Me gusta más hablar de comprender, sentir, escuchar, experimentar… Todo ello debe de ir siempre acompañado de la superación de prejuicios y es ahí donde mi trabajo cuaja con el sentido crítico del arte. Lo demás son mecanismos de aficionados, entendíos, sabiondos y demás seres que no ayudan nada al aprendizaje ni a la experiencia más allá del debate político-taurino.

-Su concierto es el único de la cita que tendrá lugar en un museo, en concreto uno de arte contemporáneo, ¿no teme que su propuesta no llegue a mucha gente?

-Hace cuatro años mis conciertos no superaban más de 50 personas y nunca llegué a pensar que mis propuestas le pudieran interesar a mucha más gente. Con esto quiero decir que temer lo que se dice temer, no. Me gusta que venga cuanta más gente mejor, pero todo ello no sólo depende de mí ni del espacio, hay muchos más factores. Que la organización se haya atrevido a programarme ya es algo para poner en valor dados los modismos que tienen estos festivales a la hora de su programación. Por eso siento que ya he llegado a más gente de la que pensaba porque es un público, el de la Noche Blanca, que normalmente no vendría a mis conciertos.

-En redes sociales ya ha avanzado algún proyecto de futuro, como el disco con Los Planetas. ¿Ha empezado ya a gestarse? ¿Persiguen un nuevo Omega, en el sentido de darle otra vuelta de tuerca a los géneros?

-Llevamos algunas semanas trabajando en él, pero aún nos queda mucho tiempo para poder saber cuándo y cómo saldrá.

-En marzo, teníamos la oportunidad de entrevistar a Fosforito, el cantaor flamenco cordobés más célebre, y le preguntábamos precisamente por las propuestas de Rosalía o Niño de Elche como renovadores de este arte. Respondía, literalmente, que hay casos que, tras esta etiqueta, "sólo justifican mamarrachadas". ¿Está de acuerdo?

-Yo aprendí a tocar la guitarra flamenca escuchando los discos de Fosforito con Juan Habichuela y te podría cantar todo el repertorio del maestro, que tampoco era muy extenso a pesar de lo que decía en todos sus recitales antes de empezar, aquello de… "según vaya cantando así iré haciendo los cantes". Cosa que no era verdad, ya que hacía siempre durante muchos años el mismo repertorio con las mismas letras. Digo esto para mostrar que conozco bien al personaje, con sus pros y sus contras. Conozco su maestría, su soberbia, su falta de respeto a compañeros, su delirio histórico-romántico en sus charlas o los ridículos que durante tantos años tuvo que pasar cantando muy mal de facultades por peñas flamencas y festivales. Yo podría tildar algunas de esas acciones como mamarrachadas bajo el paraguas del flamenco o del maestro del flamenco, pero lo respeto por el gran legado que nos dejó y siento que eran necesarias para llegar a otras conclusiones en la carrera artística de muchos cantaores de mi generación. Ahora bien, espero que me quitéis la etiqueta de renovador del flamenco, porque yo, precisamente no he renovado nada y menos en el flamenco. Esas etiquetas son para cantaores socialdemócratas-políticamente correctos y yo no me considero ninguna de las dos cosas.

-¿Alguna recomendación dentro de la programación de la Noche Blanca para después de su actuación?

-El bar Automático de mi querido Fernando Vacas. Allí están el flamenco, la noche y la blanca porque, como decía el flamenco David Pielfort, el flamenco no existe y como también decía el cantaor Manuel Agujetas, el flamenco es mentira.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios