música

"Nuestra esencia es ser un grupo de amigos, sonamos muy gordo"

  • La banda de 'indie rock' Casasola publica con Warner su primer disco de estudio, 'Lo que nos pasa'

  • Son parte de una nueva generación, junto a grupos como Sintaxis 52-13 o Señor Blanco

Casasola, durante una actuación en directo. Casasola, durante una actuación en directo.

Casasola, durante una actuación en directo. / Sergio carmona

El grupo cordobés Casasola acaba de publicar con Warner su primer disco, Lo que nos pasa, un trabajo que habla "de amigos, amores y el verano" y además busca reflejar "el buen rollo que tenemos en todo momento". A pesar del poco tiempo que este disco lleva en el mercado, hace más de seis años que los componentes de la banda tocan juntos. Lo que comenzó como un grupo de amigos haciendo versiones de canciones en un garaje se convirtió en un conjunto de artistas que componen sus propios temas y saben desenvolverse a la perfección en los directos. "Nuestra esencia es ser un grupo de amigos, sonamos muy gordo", aseguran estos cordobeses.

El batería del grupo, Antonio López, y el bajista, Israel Arroyo, explican que los primeros pasos "fueron duros dada la falta de apoyos". Al respecto, López concreta que "la música está menospreciada, cuesta muchísimo que te paguen" aunque "poco a poco nos hemos hecho un hueco". Arroyo añade que los inicios de este grupo han estado siempre marcados por la amistad que les une y que "la energía y el buen rollo son nuestras señas de identidad y es lo que buscamos transmitir con nuestra música y nuestras letras". Y es con esa intención nace Lo que nos pasa.

Todos los integrantes de Casasola están relacionados con el mundo de la música fuera de la banda. Antonio López toca el cajón y la guitarra flamenca; Eduardo Zorro, cantante y guitarra, toca el violín; Daniel Ceballos, segunda voz y guitarra, toca el saxofón; Antonio Gómez, teclista, también toca el violín; e Israel Arroyo es técnico de sonido. Todo esto hace que en sus directos se preocupen de manera especial "por que el sonido sea bueno, somos perfeccionistas. Además, como Isra es técnico de sonido, siempre nos echa un cable".

Se puede hablar de Casasola de manera oficial desde la incorporación de Antonio Gómez al grupo en 2012, y especialmente desde uno de sus primeros premios. "Cuando ganamos el concurso de música Dinamo nos dimos cuenta de que esto era algo muy grande", señala Arroyo, mientras que López agrega que "nuestra esencia es ser un grupo de amigos; tenemos mucho potencial, sonamos muy gordo y estamos llenos de energía".

A nivel cordobés, están despegando junto a otros grupos de la ciudad como Sintaxis 52-13, "que son un grupazo con un sonido impresionante", Señor Blanco o The Wheel & The Hammond. "Consideramos que hay buen nivel ahora mismo", señala López. Algo en lo que coincide el bajista: "el nivel en Córdoba es bueno y hay premios que te ayudan a impulsarte dentro del mundo de la música, pero sinceramente podría haber más ayuda para los grupos emergentes".

Esta banda de indie rock ha tenido que recorrer un largo camino para pasar de hacer versiones a conseguir un contrato con una discográfica como Warner. López explica que "comenzamos con un pequeño concierto en El Café de la Luna y acabamos en un showcase que nos organizó nuestro productor. Gustamos, convencimos y conseguimos comenzar con la realización del disco". Sobre este trabajo discográfico, Arroyo especifica que "en realidad comenzamos con pocas canciones para realizar un EP, pero decidimos convertirlo en un disco de diez temas". Aún así, "muchos se han quedado fuera, a veces por diferencias entre nuestro grupo y otras por cuestiones de coherencia entre los tracks", añade López.

Lo que nos pasa ha sufrido una producción "algo lenta" a pesar de tener sólo diez canciones, "incluso contando con profesionales de la talla de Dan Hammond y Paul Grau. Pasó un año desde la grabación de los cuatro primeros temas, así que fue más lenta que difícil", señalan.

Sobre el futuro cercano de Casasola, sus integrantes tienen claro que "hay que aprovechar el tirón del disco para el próximo año y medio y tal vez grabemos algún videoclip, pero tenemos que cuadrar las ideas. El futuro que tenemos es este disco y luego ya pensaremos en el siguiente paso. Desde luego que material hay", afirma el bajista. En la misma línea, el batería indica que "ahora vienen festivales en diferente puntos de la bonita geografía española y tenemos el disco recién salido del horno, por lo que tenemos que ver cómo nos reciben". Además, ambos comparten los ensayos de Casasola con otro grupo que es el resultado de la suma de López, Arroyo y Ceballos con el cantante y guitarrista de Sintaxis 52-13, Salvador Luque: Gamberrock. "Con este grupo de versiones buscamos hacer lo que no podemos en nuestros conciertos. Casasola es nuestro estilo, pero Gamberrock es compartir canciones que nos gustan con el público. Además, así mejoramos en el escenario", afirma Arroyo. Esto abre el frente a las colaboraciones: aunque en este trabajo discográfico no hay, López asegura que "puede producirse alguna; nosotros llamaremos a los Rolling y de ahí iremos bajando, pero alguna haremos", bromea.

Ambos se encargan de recordar que lo importante es "la energía que transmitimos y la evolución que tenemos a lo largo del tiempo", y además hacen hincapié en que "lo grande de esto es ver canciones que surgen en un local y se convierten en temas maduros y sólidos". El objetivo de Casasola es sacar adelante su estilo propio, a pesar de su parecido con grupos como Artic Monkeys o Supersubmarina. En este sentido, el batería recalca que "nuestro estilo es natural y pretendemos hacerlo nuestro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios