Santiago Lara. Guitarrista “No se debe confundir al público usando el flamenco para llegar a ciertos mercados”

  • El artista llega este jueves a la Fundación Cajasol con su último disco, ‘La guitarra en el tiempo’, en el que hace un recorrido por el instrumento desde el siglo pasado hasta la actualidad

El guitarrista flamenco Santiago Lara (Sevilla, 1984). El guitarrista flamenco Santiago Lara (Sevilla, 1984).

El guitarrista flamenco Santiago Lara (Sevilla, 1984).

El guitarrista Santiago Lara (Sevilla, 1984) llega a Córdoba este jueves con su último disco, publicado el pasado mes y titulado La guitarra en el tiempo. En este trabajo hace un recorrido por la historia de la guitarra flamenca en el último siglo y hasta la época actual a través de temas de artistas clásicos como Ramón Montoya, Nino Ricardo y Sabicas, y de otros más actuales como Manolo Sanlúcar, Paco de Lucía o Vicente Amigo. El concierto será este jueves a las 21:00 en la sede de la Fundación Cajasol (ronda de los Tejares, 32).

Recientemente ha sido distinguido con el Giraldillo al Toque de la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018, un premio que se une a otro Giraldillo obtenido en el año 2000 y al segundo puesto logrado en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba en 2013.

Tiene en el mercado cuatro álbumes como solista: El sendero de lo imposible (2008), Sentimientos nuevos (2012), Flamenco tribute to Pat Metheny (2017) y el reciente La Guitarra en el tiempo (2019).

–¿Por qué ha querido recuperar el legado de la guitarra flamenca?

–Es importante siempre mirar al pasado, a lo que han hecho los grandes maestros. Las nuevas generaciones tenemos que mantener vivo este legado y esta obra para que así sepamos dónde está lo bueno.

–Uno de los guitarristas que recupera en este disco es Manolo Sanlúcar, con quien empezó muy joven como segunda guitarra. ¿Qué le ha aportado el maestro?

–Tanto él como Paco de Lucía son los dos ejes de la guitarra flamenca. El estar con él seis años me enseñó mucho del arte, de la cultura andaluza y de la música flamenca y cómo tenemos que hacer las cosas.

"Debemos mantener vivo el legado de los maestros para que siempre sepamos donde está lo bueno"

–¿Cómo empezó esa relación?

–Lo conocí cuando yo tenía unos 16 años en un curso que él daba. A los dos años le hizo falta una segunda guitarra porque su hermano Isidro dejó de tocar y me llamó. Para mí fue un auténtico regalo porque con 17 o 18 años que te llame el maestro...

–También ha tocado para el baile con Mercedes Ruiz, para luego iniciarse con la guitarra de concierto. ¿Por qué ese salto?

–Nunca he dejado el acompañamiento al baile. De hecho, Mercedes es mi mujer y con ella he desempeñado también la labor de composición. Los espectáculos que tenemos juntos me han servido también para dar a conocer mi música. Pronto vamos a Córdoba al Festival de la Guitarra con Tauromagia, del maestro Manolo Sanlúcar. Estaremos el 9 de julio en el Gran Teatro. Sigo tocando con ella y voy a seguir porque me gusta, lo que pasa es que siempre he tenido la inquietud de hacer las cosas solo, tener mi carrera en solitario y poder desarrollarme como artista.

–Además de componer, también produce sus trabajos y para otros artistas. ¿Qué le aporta esta faceta?

–Siempre me ha gustado trabajar en el estudio. Me siento cómodo y he tenido la suerte de que algunos cantaores de las nuevas generaciones hayan contado conmigo para que produzca sus discos como el Londro, David Lagos o David Carpio. Es un trabajo bastante bonito porque te puedes encerrar, crear y colaborar con muchos músicos.

Santiago Lara, en uno de sus conciertos. Santiago Lara, en uno de sus conciertos.

Santiago Lara, en uno de sus conciertos.

–Pertenece a una generación que está reforzando la guitarra flamenca, con nombres como Dani de Morón o Daniel Casares . ¿Qué estáis aportando al flamenco?

–Todos intentamos aportar algo y esos compañeros son grandísimos guitarristas, y a ellos hay que sumar otros tantos. Todos intentamos aportar nuestra forma de ver la música y hacerlo lo más actual posible, pero sin perder de vista el trabajo de los grandes maestros. En la sociedad actual, con toda la información que tenemos, podemos perder de vista lo que es el flamenco. Y hay que tener siempre una mano agarrada a él.

–¿Está cambiando el público del flamenco?

–Mucho, porque el flamenco es una música que gusta más fuera que dentro de España. Quizá un aficionado de otro país que nunca ha escuchado flamenco tiene que entrar poco a poco. No es como la música pop, que a lo mejor escuchando dos o tres cosas luego todo más o menos va por el mismo camino. El flamenco tiene mucha historia y es una música muy complicada. Todavía se está expandiendo y la obligación de los artistas es hacer cosas que sean actuales, pero sin perder la identidad porque sino el flamenco dejará de serlo.

–¿Las redes sociales y el exceso de información puede confundir al público sobre lo que es flamenco y lo que no es ?

–Sí, las redes sociales y el exceso de información pueden llevar a la confusión. La sociedad actual es muy de hacer productos de usar y tirar y hay que tener cuidado en cuanto a poner etiquetas cuando se hace algo. Cuando tú le pones la etiqueta de flamenco, tiene que ser flamenco, no puedes engañar a la gente. Igual que si le pones la etiqueta de jazz o de música clásica o lo que sea. Cada artista es libre de hacer lo que quiera, pero no se debe confundir al público ni usar el flamenco para llegar a ciertos mercados aunque realmente no se esté haciendo flamenco. Este tema es un poco complicado, pero hay que ser sensato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios