Cultura

Trápala pone en escena 'El hijo pródigo' de Ricardo Molina después de 71 años

  • La compañía cordobesa representa mañana y el jueves en el Teatro Góngora el texto teatral escrito por el miembro del Grupo Cántico con motivo del centenario de su nacimiento

David Luque y Juan Carlos Villanueva, ayer, en la presentación de la representación de 'El hijo pródigo'. David Luque y Juan Carlos Villanueva, ayer, en la presentación de la representación de 'El hijo pródigo'.

David Luque y Juan Carlos Villanueva, ayer, en la presentación de la representación de 'El hijo pródigo'. / el día

La compañía cordobesa Trápala Teatro pondrá en escena mañana y el jueves (20:30) la obra teatral El hijo pródigo, escrita por Ricardo Molina en 1945 por encargo del Cabildo Catedralicio. El Teatro Góngora acogerá esta especial representación en la que se ha rescatado el texto del autor pontanés, miembro del Grupo Cántico, con motivo del centenario de su nacimiento. Se trata de un auto sacramental que sólo se ha puesto en escena una vez; fue en 1946 en el Patio de los Naranjos. "Desde entonces ha estado guardado, durmiendo un placentero sueño del que despierta ahora", apuntó el teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento, David Luque.

El estudioso de la obra de Ricardo Molina José María de la Torre ha cedido el libreto y su heredero universal, Antonio Sánchez Molina, ha autorizado su puesta en escena. La Delegación de Cultura estimó que lo más apropiado era "encargar la producción a una compañía cordobesa especialista, entre otras cosas, en teatro clásico y en adaptar a los clásicos". Por ello eligieron a Trápala Teatro, mientras que el elenco está formado por "actores cordobeses de primer nivel".

El montaje sólo se ha representado una vez; fue en 1946 en el Patio de los Naranjos

Así, la obra está dirigida por Juan Carlos Villanueva y el reparto está compuesto por Antonio Miguel Navarro (que encarnará a El Pródigo), Bernardo Ríos, Quique Garcés, Bartolomé García, Alejandro Villanueva, Mercedes Tirado, Marisol Membrillo, Belén Benítez, Nieves Palma y Eva Pedraza, más Isabel López y Salvador Anaya, que pondrá la voz flamenca al montaje. Por otra parte, habrá música en directo interpretada por Alfonso Linares (guitarra flamenca), Miguel Linares (viola) y Jorge Muñoz (violonchelo).

Trápala Teatro ha realizado una adaptación de El hijo pródigo ya que la obra se pensó para ponerse en escena en el Patio de los Naranjos. El director de la compañía, Juan Carlos Villanueva, dio las gracias "a todas las personas que han hecho posible que este texto se haya recuperado y que yo forme parte de esta recuperación poniéndolo en escena". "No siempre uno tiene la oportunidad de recuperar un texto, en este caso de un poeta tan conocido y reconocido como Ricardo Molina que, si no hubiera muerto tan joven, no hubiera tenido límite", puntualizó.

En esa línea, Villanueva destacó el gran trabajo realizado por el escritor pontanés en la creación de El hijo pródigo, "un auto sacramental compuesto a la manera de los del Siglo de Oro, utilizando su lírica, su voz poética", lo que tiene "un valor añadido". Además, agregó que "cuando lees por primera vez ese manuscrito te das cuenta de su calidad y de que la palabra poética y la voz de Ricardo Molina está viva".

José María de la Torre ha realizado la edición del texto para esta ocasión y ha conseguido reducir los 22 actores del reparto original a los diez que participarán en el montaje que se pondrá en escena mañana y el jueves, a los que hay que sumar una voz lírica, una voz flamenca y tres músicos. La música se ha compuesto para la ocasión porque un espectáculo de estas características "no podía tener una música pregrabada". Al respecto, Villanueva explicó que cuando Ricardo Molina escribió este texto "hacía mucho hincapié en las músicas que él quería que se escucharan en su obra, pero estamos hablando de hace más de 70 años, con lo cual la visión es totalmente distinta".

El director de Trápala también recordó a compañeros que en un principio iban a participar en el montaje pero por circunstancias laborales finalmente no han podido, como Susana Córdoba. "Me he sentido un poco desbordado porque todo el mundo quería participar y trabajar conmigo, y a esta edad a uno le emocionan esas cosas", confesó.

Villanueva señaló que El hijo pródigo está escrito como un auto sacramental pero su concepción no es tal. Es decir, "no deja de ser una catequesis viviente pero para concebirlo en la actualidad nosotros hemos utilizado todos los medios que la técnica y el teatro contemporáneo nos permite". En esa línea, resaltó que "Ricardo Molina tenía una conciencia extrema del tiempo; tenía muy claro qué quería contar y cómo quería contarlo", por lo que "en ningún momento es un espectáculo pesado ni poco atractivo". "Es un auto sacramental escrito en el siglo XX, un texto contemporáneo en el que está el germen de la poética de Ricardo Molina", aseveró el director de la obra.

En el apartado musical, aseguró que quería recordar la faceta de Molina como flamencólogo, para lo que ha contado con una guitarra flamenca y con músicos que conoce y que tienen una reconocida trayectoria. Por otro lado, "quería que no tuviese tiempo y es por ello que todos los personajes está indefinidos a posta atemporalmente, no tienen edad", explicó, ya que "la Parábola del hijo pródigo es atemporal, algo que sigue ocurriendo en la actualidad".

La compañía tiene el deseo de que este proyecto "no se quede aquí porque estamos muy contentos, muy orgullosos, del trabajo que se ha hecho", y apuestan por que se represente en otras ocasiones. Además, Villanueva animó a los cordobeses a acudir al Teatro Góngora "para que disfruten de un texto teatral hecho por y para Córdoba".

Por último, Luque manifestó que su delegación está muy satisfecha por cómo se han desarrollado los actos del centenario de Ricardo Molina, gracias a los que "se ha podido descubrir y redescubrir todas sus facetas como poeta, como gestor cultural y como flamencólogo". La representación de El hijo pródigo será "el broche de oro" porque "recupera para la ciudad y la escena una obra dramática de Ricardo Molina".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios