Romero de Torres y el cartel taurino de Belmez

opinión taurina

El cartel anunciador de la Feria taurina de Belmez recupera una imagen del pintor y combina lo clásico con lo nuevo

Romero de Torres pintó a los tres califas de su tiempo

Julio Romero de Torres, en un autoretrato de juventud que fue subastado en 2012.
Julio Romero de Torres, en un autoretrato de juventud que fue subastado en 2012. / Efe
Salvador Giménez - Crítico taurino

06 de agosto 2017 - 02:38

Vvimos en la era digital. En todo, prácticamente en todo, las nuevas técnicas y tecnologías suelen estar presentes. El diseño gráfico no iba a ser menos. Las ventajas son muchas a la hora de hacer una composición de carácter artístico. En el mundo de la publicidad también es normal. El reclamo publicitario de un festejo taurino, a través del cartel, fue, es y será de vital importancia de cara al aficionado, o espectador, pues la cartelería taurina es el principal medio de atraerlos hacía la plaza.

Los carteles taurinos fueron primero unas litografías. En grandes letras con algún grabado y cenefas se daba cuenta del festejo. Después fueron evolucionando hacía unos murales de gran tamaño, que eran fijados en las paredes con aquel característico engrudo. El cartel vivió una época dorada donde grandes artistas plásticos destacaron en su realización. Nombres como Roberto Domingo, Ruano Llopis, Reus, Ballestar o Saavedra destacaron por su pericia a la hora de ejecutar pinturas, cuyo destino era ser plasmadas en los carteles, que luego empapelarían las paredes, anunciando el festejo a celebrar. Tanto es así que muchas de estas pinturas se convirtieron en clásicos, siendo reproducidas en multitud de ocasiones. Ahora los nuevos diseños, nacidos de las nuevas tecnologías, acaparan la cartelería. Composiciones de muchas horas de trabajo y que dan un toque actual a un espectáculo al que se trata de adaptar a los nuevos tiempos.

La tauromaquia está viva y presente en toda la trayectoria del genial artista cordobés

Combinar ese toque clásico con las nuevas formas ha sido la sorpresa a la hora de anunciar la corrida de Belmez, que se celebrará el próximo mes de septiembre. La empresa Taurina de Buendía ha tenido el buen gusto, y el detalle, de que una pintura clásica de Romero de Torres, haya servido de base, y como fondo protagonista, para el diseño de cartel que ya se puede ver en muchos lugares como reclamo de la corrida. Julio Romero de Torres vuelve a ser protagonista en algo que le sedujo durante toda su vida, pues el pintor fue un gran aficionado a la tauromaquia.

En su obra el toreo está presente en numerosos cuadros, aunque nunca plasmó escena alguna de la lidia en la plaza. Únicamente durante su juventud, en la que colaboró en la revista El Toreo cordobés, fueron publicados algunos apuntes a plumilla de lo que acontecía en los ruedos, pero poco más. Sin embargo durante su trayectoria la tauromaquía está viva y latente en parte de su obra.

Una de sus primeras pinturas relacionadas con el toreo, vino por encargo de Dolores Molina, sobrina de Rafael Molina Lagartijo, que le encargo un retrato del primer califa a la muerte de éste, allá por 1900, y que le pagó con una baza califal -el pintor era muy aficionado a la arqueología- proveniente del cortijo Córdoba la Vieja, propiedad del matador. Este cuadro aún es conservado por la familia y se puede considerar la primera obra de marcado carácter taurino del afamado pintor. Años más tarde Romero de Torres retrató a Rafael Guerra Guerrita, segundo califa del toreo cordobés, por encargo de Rafael González López. Este señor, durante su etapa como presidente del Club Guerrita y al objeto de que presidiera el salón de citado club, solicitó al pintor un retrato de Guerrita que este realizó.

Cuando el local cerró sus puertas a la muerte de Rafael Guerra, la pintura pasó a manos de la familia, quien recientemente la cedió al Ayuntamiento de Córdoba para que se expusiese en el museo del pintor. También retrató a Rafael González Machaquito. Una como figura protagonista en un cuadro que se conserva en el museo de Bellas Artes cordobés, en la plaza del Potro, y otra como figura de vital importancia en el grupo en la pintura Consagración de la Copla, donde el tercer califa aparece a la izquierda del espectador.

También Romero de Torres plasmó a Juan Belmonte, la primera en su etapa como novillero, vestido de paisano y como muestra de agradecimiento por un brindis que hizo el trianero al artista cordobés. Posteriormente Romero de Torres volvió a pintar a un Belmonte, ya en la cúspide de su carrera, con la cabeza rapada por estar prestando el servicio militar, y liado en un capote de paseo.

Su última obra relacionada con el toreo, pertenece a su última etapa, pintada un año antes de su muerte. Se trata de Ofrenda al arte del toreo, donde retrata a una mujer desnuda que cubre sus piernas con un capote, portando una rama de laurel en su mano simbolizando la gloria. Ante ella una losa de mármol donde se pueden leer los nombres de Lagartijo, Guerrita y Belmonte.

La pintura que ilustra el cartel de Belmez forma parte de la obra titulada Poema de Córdoba, una obra formada por siete paneles que muestran de forma alegórica diversas facetas de la ciudad. Obviamente el toreo está presente y el panel titulado Córdoba torera está dedicado a la figura de Lagartijo.

La pintura la protagoniza una mujer que ciñe un manto rojo, a la guisa de un capote de brega al rematar una larga cordobesa, con el fondo de la plaza de la Corredera, lugar donde se celebraron corridas en la antigüedad, y donde un espada con el toro a los pies brinda su trasteo a una estatua del primer califa.

Romero de Torres vuelve muchos años después a anunciar una corrida de toros. Su Córdoba torera sirve como reclamo para que el público acuda a Belmez a presenciar la anunciada corrida de Victorino Martín, que será estoqueada mano a mano por los diestros Paco Ureña y Pepe Moral, y que ha levantado gran expectación incluso fuera de los límites de nuestra provincia.

También te puede interesar

stats