Cultura

El Museo de Medina Azahara logra el Premio Piranesi de Roma 2011

  • Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano consiguen el prestigioso galardón italiano, que destaca proyectos innovadores que tiendan puentes entre la arquitectura, la arqueología y la nueva museografía

Comentarios 2

El proyecto del Museo de Medina Azahara, ideado por Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, ha conseguido alzarse con el Premio Piranesi de Rome 2011, convocado por la Academia Adrianea de Arquitectura y Arqueología de Italia, por su capacidad para acercar al público la arqueología a través de la arquitectura. Esta candidatura ha sido seleccionada entre 15 finalistas procedentes de China, Italia, Suiza, Egipto, Alemania, Francia y varios españoles, ente ellos el proyecto de musealización de L'Almoina de Valencia, realizado por el arquitecto José María Herrera García, y el de restauración del acceso histórico y del centro de visitantes del Castillo de Sagunto.

El prestigio de este galardón está avalado por las entidades que lo respaldan, como el Ministerio de Bienes Culturales de Italia, las universidades de Milán y Roma o el Colegio de Arquitectos de Milán, entre otros.

El jurado, presidido por Luca Basso Peressut, estuvo formado por Lucio Altarelli, Francesco dal Co, Romolo Martemucci, Amedeo Schiattarella, Luigi Spinelli, Angelo Torricelli y Pier Federico Caliari.

Los objetivos del Premio Internacional Piranesi de arquitectura son difundir el patrimonio cultural y construir puentes entre la arquitectura y la arqueología. Todo ello con la idea de transmitir el bien arqueológico no sólo a través de su conservación y su restauración sino a través de la lectura que de él pueda hacer el público. Estos ideales han valido para que el premio ostente la medalla del presidente de la República Italiana.

De esta forma el galardón, que celebra este año su novena edición, se centra en la incidencia de la arquitectura sobre la arqueología y la nueva museografía, premiando a los proyectos arquitectónicos más innovadores en relación a intervenciones contemporáneas realizadas en el patrimonio arqueológico, así como el trabajo de investigación en cuanto a la relación física existente entre la arqueología y el paisaje.

El pasado año este premio fue para el proyecto de ampliación del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, realizado por Rafael Moneo; mientras que en la edición del año 2009 fue para la Aloni House, realizada por Deca Architecture en la isla de Antiparos (Grecia).

El Museo de Medina Azahara, inaugurado en octubre de 2009, ya fue reconocido el pasado año con el Premio Aga Khan de Arquitectura, concedido por esta fundación a proyectos urbanísticos vinculados con el mundo musulmán, por la unión que el edificio establece entre museología y arqueología, su armoniosa integración en el paisaje y porque simboliza la convivencia entre culturas. El jurado, que estuvo compuesto por expertos en cultura islámica, paisajistas y urbanistas, calificó a esta nueva sede como "símbolo de convivencia que evoca el propio nombre de Andalucía".

Estos dos premios reconocen la labor de los arquitectos, Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, los encargados de proyectar esta moderna infraestructura de 7. 300 metros cuadrados. El estudio Nieto Sobejano Arquitectos, fundado por ambos profesionales, ha recibido, además del Premio Aga Khan (2010) y el reciente Premio Piranesi de Roma, el premio Nike de la BDA (Alemania,2010) y el Premio Nacional de Restauración del Ministerio de Cultura (2008).

El estudio, con sedes en Madrid y Berlín, ha finalizado recientemente el Museo de San Telmo en San Sebastián y el Museo de la Historia de Lugo. Actualmente tiene en construcción la ampliación del Museo Joanneum en Graz (Austria) y el Centro de Creación Contemporánea de Córdoba (C4).

En el Museo de Medina Azahara, construido en la zona meridional de la antigua ciudad palatina, los arquitectos han creado un edificio que tiene dos de sus tres plantas subterráneas para evitar el impacto visual sobre el conjunto. En sus más de 3.000 metros cuadrados tienen cabida espacios públicos para uso y disfrute de los visitantes y dependencias para el trabajo diario de los especialistas y técnicos del conjunto.

Este moderno centro cuenta con un auditorio en el que los visitantes pueden ver un audiovisual sobre la historia de Medina Azahara y una sala de exposición permanente que alberga las piezas más significativas halladas en las distintas fases de excavación que se han llevado a cabo en el yacimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios