Cultura

La Junta destituye a Antonio Vallejo como director de Medina Azahara

  • La Consejería de Cultura reacciona ante la mala situación del conjunto arqueológico con el despido de quien ha sido su responsable desde 1985, al que agradece su "fértil trabajo"

Comentarios 8

Dicho y hecho. El consejero de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, anunció el miércoles en Córdoba una inminente toma de decisiones para proporcionar a Medina Azahara "un nuevo impulso" y ayer este departamento comunicó a Antonio Vallejo Triano su destitución como director del conjunto arqueológico. La revelación de los datos de visitantes de 2012 (los peores desde finales del pasado siglo), el descenso continuo desde 2009, los problemas en el museo (con las goteras y el cierre prolongado de la cafetería en el plano más llamativo) y la evidencia de que Medina Azahara requiere nuevas energías y cambios en el modelo de gestión, todo ello denunciado por el Día en las últimas fechas, han sido factores decisivos para una medida drástica en cuyo trasfondo afloran otras circunstancias como la falta de fluidez en la relación entre Vallejo y el actual equipo de la Consejería.

Un departamento que en un comunicado agradeció ayer "el compromiso y la dedicación" de Vallejo al frente de este bien patrimonial, donde ha desarrollado "una larga trayectoria -de 28 años- que ha destacado por su fértil trabajo en la tutela, preservación y divulgación de la ciudad palatina". La decisión "de dar relevo a otra persona" capaz de proporcionar "un nuevo impulso a la actividad, investigación y gestión tanto de la sede institucional como del yacimiento" forma parte, según la Junta, "de la más absoluta normalidad en la vida de las instituciones".

Pero, más allá de la debida correción oficial, fuentes consultadas señalan que la relación de Vallejo con los dos últimos consejeros de Cultura, Paulino Plata y Luciano Alonso, ha sido problemática. Y también antes hubo desavenencias. Uno de los momentos de mayor fricción con Sevilla se produjo con motivo de la apertura del museo, en octubre de 2009, cuando según estas fuentes hubo más de un choque sobre cuestiones relativas al equipamiento como la presencia de una cafetería, a la que Vallejo se oponía. Curiosamente, este espacio se mantuvo muy poco tiempo abierto: desde 2011 tiene cerradas sus puertas (por rescisión del contrato con la empresa que lo gestionaba) y la Consejería ha anunciado una próxima adjudicación para recuperar un servicio básico que el conjunto está dejando de prestar a sus visitantes.

La historia reciente de Medina Azahara está indisolublemente unida a Vallejo, nombrado director en 1985, el año en que el yacimiento pasó a depender de la Junta de Andalucía, que lo dotó de una figura institucional para su tutela y de nuevos instrumentos de protección y gestión. A lo largo de estos años se han sucedido restauraciones de algunos espacios y excavaciones con hallazgos muy relevantes, especialmente los que se produjeron en 2007 en el sector sur de la muralla de la ciudad: una mezquita del siglo X (de 25 metros de largo y 18 de ancho, con alminar, tres naves, un patio interior y mihrab y orientada hacia La Meca) y la mayor calzada islámica de España. Estos elementos propiciaron nuevos enfoques para el estudio histórico de Medina Azahara. La muralla y la calzada rodeaban la mezquita a lo largo de todo el sector meridional, creando una zona de gran relevancia para la ciudad en la que se producía la simbiosis del espacio religioso y el profano.

Entre los espacios restaurados destacan la Casa de Yafar, ubicada en la zona del alcázar, y el Salón Rico, aún en proceso. La década pasada fue la de mayor desarrollo en el conjunto con las actuaciones citadas y la exposición El esplendor de los Omeyas cordobeses, que se celebró en 2001.

Vallejo nació en Antequera en 1957 y cursó la licenciatura en Historia Medieval en la Universidad de Málaga, doctorándose posteriormente en la Universidad de Jaén. Es miembro de honor del Instituto Arqueológico Alemán y autor de varias publicaciones sobre Medina Azahara y su época entre las que destaca La ciudad califal de Madinat al-Zahra (Almuzara, 2010), el libro "definitivo", según sus palabras, sobre la ciudad palatina. En 1987 creó la revista de investigación Cuadernos de Madinat al-Zahra, dedicada a los trabajos desarrollados en el yacimiento y otros relativos al periodo califal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios