Dúo del Mar | Crítica de flamenco

Delicado y armonioso concierto

El Dúo del Mar, en el Patio de los Naranjos. El Dúo del Mar, en el Patio de los Naranjos.

El Dúo del Mar, en el Patio de los Naranjos. / Juan Ayala

Por su certero punto musical para proyectarse también en el ámbito flamenco, buscamos a las guitarristas Marta Robles y Ekaterina Záytseva, a las que cómo no admirar en la pasada Noche Blanca, en el Patio de los Naranjos de Córdoba, unidas por sus brillantes facultades flamenca la una y clásica la otra, exhibiendo bajo el nombre de Dúo del Mar un excelente concierto para reafirmarse en el objetivo de “romper las barreras que han existido tradicionalmente entre la guitarra flamenca y la clásica”, según señalan ellas mismas.

Ambas solistas, exponiendo sus virtudes tañendo la sonanta, formaron hace no mucho la collera de sensibilidad, talento y técnica que dio cuerpo al Dúo del Mar, llevando a los escenarios de más prestigio tanto interpretaciones de distinguidos clásicos como sus propias composiciones.

Así, la sevillana muestra sus conocimientos de flamenco y su admiración a legendarios maestros del toque como Agustín Sabicas y a coetáneos como Cañizares, tocando junto a otros famosos como Pepe Habichuela. Incluso no hace tanto, acompañando al cante de Ginesa Ortega y Alba Carmona, entre otras cantaoras, como al baile de Juan Carlos Lérida.

Todo aunado con la nacida en Rusia y afincada en Barcelona, que presta sus magistrales versiones con la guitarra clásica española, poniendo en suerte el prestigiado oficio reportado en foros tan reluctantes como el Rajmaninov de Moscú o la Sala Radio Varsovia, y otros no menos significados.

Fue lo que Marta Robles y Ekaterina Záytseva recrearon en la madrugada del domingo, con repertorio dedicado sobre todo a Sabicas con garrotín, guajira, abandolaos de Granada, bulerías y Sueños de la Alhambra y otras composiciones del maestro Rodrigo, fusionando sus instrumentos con sutiles notas y vibrantes armonías, sensibilizando al público que lo expresó con espontáneos aplausos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios