Orquesta de Córdoba | Crítica

Bach sublime

Concierto de la Orquesta dedicado a Bach. Concierto de la Orquesta dedicado a Bach.

Concierto de la Orquesta dedicado a Bach. / Juan Ayala

La extraordinaria versión el pasado jueves de la obra cumbre de Juan Sebastián Bach (1685-1750), séptimo concierto de la temporada de abono de la Orquesta de Córdoba, quedará para el recuerdo como hito de la trayectoria de la veterana formación.

Desde el arranque del complejo primer número se palpó la emoción intensa que la calidad de la obra y el buen hacer de todos los intervinientes lograron transmitir en todo momento. Sesenta y ocho momentos (recitativos, coros, arias) que se sucedieron con fluidez durante las más de tres horas que duró una experiencia estética sublime.

En un ambiente de alta calidad media, hubo protagonistas y aspectos de la interpretación que alcanzaron niveles de excelencia. A mi juicio, y en primer lugar, merece especial reconocimiento la tarea del director Carlos Domínguez-Nieto, a quien hay que felicitar sobre todo por su trabajo en los números monumentales en que Bach pone a funcionar con maestría inconcebible todos los recursos vocales e instrumentales participantes.

Esos números fueron sin duda lo mejor de la velada. Destacaría igualmente el magnífico trabajo de los coros (preciso y expresivo) y de la orquesta en general, con mención especial para la sección de viento y para los responsables del Bajo Continuo. Los solistas vocales también realizaron interpretaciones magníficas, destacando especialmente las voces masculinas del elenco.

Por último, una felicitación más para los responsables de todos los aspectos de producción: impecables subtítulos, programa de mano de calidad … Y, obviamente, gratitud eterna al creador: Vielen Dank, Herr Bach!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios