EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Cambio de look

"La cirugía me ha ido de maravilla", exclama la insinuante y un tanto despendolada Cat Grant en las primeras páginas de este tercer volumen de la recopilación de los números de Action Comics escritos por Geoff Johns. Y lo cierto es que no sólo a ella le sientan bien los arreglos, la enésima reescritura del mito del superhéroe por excelencia, con su meditada mezcla de lo nuevo y lo antiguo y su lenguaje narrativo ágil y adaptado al gusto actual, es un tebeo muy entretenido.

El presente arco argumental, que cuenta de nuevo con atractivos dibujos de Gary Frank, reintroduce a un supervillano clásico donde los haya, Brainiac, el alienígena verde creado en 1958 por Otto Binder y Al Plastino en el lejano Action Comics 242. Escritor y dibujante lo traducen al tiempo actual como una especie de mezcla de genocida y coleccionista, obsesionado con la información, el poder y la evolución, capaz de "procesar y clasificar" setenta veces "el conocimiento de más de siete octodecillones de seres", e incapaz, por el contrario, de la más mínima compasión. La idea de Johns de que las anteriores versiones de Brainiac aparecidas en la serie eran sólo sondas que preparaban el terreno para la llegada de este ominoso fanático tiene su gracia, y funciona. Y a uno, que tiene ya sus años y lecturas, le alegra que se reintegren al universo de Superman motivos como la ciudad de Kandor y se reutilicen de vez en cuando secuencias como el embotellamiento y rapto de Metrópolis, hitos del largo imaginario de un personaje que avanza a sus bodas de brillante.

El tebeo tiene además un final emocionante, que no desvelaré aquí, y sirve como antesala de la saga de Nuevo Krypton, siguiente (y último) paso de esta estupenda etapa de Superman.

Geoff Johns, Gary Frank. Planeta DeAgostini. 136 páginas, 12,95 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios