Cultura

Auster cree que EEUU vive una guerra civil sin balas

  • El novelista proclama su admiración por Obama en la presentación en Barcelona de 'Un hombre en la oscuridad'

El escritor neoyorquino Paul Auster reveló ayer que en las próximas elecciones presidenciales norteamericanas votará al demócrata Barack Obama por su carácter "reflexivo" y por haber sabido aguantar la "colosal presión externa" por el hecho de ser el primer candidato negro al cargo. El escritor percibe EEUU como "un país dividido, que disputa una guerra civil sin balas, pero con palabras y con ideas, y eso deja poca base común, hasta el punto de que parece que haya dos o incluso más países".

Auster, que presentó en Barcelona su última novela, Un hombre en la oscuridad, afirmó que admira profundamente a Obama, "por su inteligencia aguda, por saber mantener la calma y la cabeza muy fría, incluso en situaciones de mucha presión". Para el autor de El palacio de la luna, "McCain es todo lo contrario: es impulsivo, se calienta con facilidad y tiende a entrar en acción antes de pensar".

"Los europeos no son conscientes del calibre de la presión a la que está sometido en EEUU, porque ser el primer candidato negro a la presidencia es una carga colosal; se le exige que no cometa ningún error y que sea prácticamente perfecto, y, de hecho, ha sabido mantener la cabeza fría, no ha dado un paso en falso ni se ha desencajado", indicó.

Si Obama pierde las elecciones, advierte Auster, "será por el color de su piel". Y añade: "Me resulta imposible calibrar hasta qué punto Estados Unidos es un país racista, pero en condiciones normales, con un candidato blanco, después de una administración fracasada por los republicanos y la terrible presidencia de Bush nadie dudaría de que ganarían los demócratas".

Auster vuelve a la estructura de muñecas rusas, de historias contenidas dentro de la propia novela, en Un hombre en la oscuridad. La persona sumida en la oscuridad de la noche por culpa de un inoportuno insomnio es August Brill, un crítico literario que ha sufrido un accidente de coche y que convalece en casa de su hija Miriam, en Vermont, en la que también vive su única nieta, Katya, que perdió a su novio en la guerra de Iraq.

La noche es muy larga para que Brill invente historias que retrotraen al lector a la Guerra Civil norteamericana, pero también a conflictos más actuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios