EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Antonio Ruz y Olga Pericet obtienen el Premio Nacional de Danza 2018

  • El Ministerio de Cultura y Deporte concede a los dos cordobeses estos reconocimientos que están dotados con 30.000 euros cada uno de ellos

"Este premio lo recibo como un impulso, un regalo, un reconocimiento a toda mi carrera y al trabajo que más me gusta hacer en esta vida, que es coreografiar. Es un premio a mucho esfuerzo, en el que ha habido también inseguridades y miedos. Es un apoyo de la profesión y de los compañeros". El coreógrafo y bailarín independiente cordobés Antonio Ruz destacó con estas palabras lo que supone para él que el Ministerio de Cultura y Deporte le concediera ayer el Premio Nacional de Danza 2018 en la modalidad de creación. "Además, estoy muy feliz de compartirlo con una compañera a la que admiro muchísimo, también cordobesa, por lo que mi alegría por el premio es doble", dijo. Antonio Ruz se refería a la bailaora, bailarina y coreógrafa de flamenco y danza española Olga Pericet, a quien el Ministerio de Cultura y Deporte le concedió el Premio Nacional de Danza 2018 en la modalidad de interpretación. Ambos galardones están dotados de 30.000 euros cada uno.

El jurado ha distinguido por unanimidad a Antonio Ruz "por ser autor de un lenguaje singular y muy personal, construido dentro y fuera de nuestro país, al frente de su propia compañía e interesantes colaboraciones de diversidad escénica". La última de ellas cristaliza con Electra, espectáculo creado para el Ballet Nacional de España, en el que armoniza la danza contemporánea "con gran calidad". También ha querido destacar el jurado "la importancia del pulso musical de sus creaciones y la capacidad artística para abordar diferentes lenguajes dancísticos".

Por su parte, Olga Pericet ha sido galardonada, según el jurado, "por su capacidad de aunar las distintas disciplinas de la danza española, actualizándolas en un lenguaje interpretativo con sello propio, por su versatilidad escénica y su valiosa capacidad de transmisión". El jurado ha destacado como ejemplo La espina que quiso ser flor o la flor que soñó con ser bailaora, trabajo en el que "sus cualidades interpretativas abordan un lenguaje escénico total".

De Antonio Ruz, desde el Ministerio puntualizan que es uno de los creadores más destacados de la danza en España y que su visión del baile responde a su interés por el carácter más heterogéneo de la danza y a una manera propia de entender el movimiento, más allá de etiquetas disciplinarias. "Hoy [por ayer] es un día precioso de mi vida que no voy a olvidar nunca", sentenció Antonio Ruz, quien insistió en que el premio llega en un momento de crecimiento profesional, "tras la coreografía para el Ballet Nacional de España de Electra, que inauguró este año la programación del Festival de Mérida, y cuando estoy a punto de estrenar nueva pieza, Presente", que tiene previsto presentar con su compañía el próximo 19 de octubre en los Teatros del Canal de Madrid.

En su curriculum destaca que en 2009 fundó su propia compañía y presentó trabajos por España, Europa, África y América del Sur. Además de que sus creaciones han estado presentes en algunos de los festivales más importantes del país; por ejemplo, en julio de 2016 estrenó la coreografía Double Bach sobre una idea original del violonchelista Pablo M. Caminero en el Festival de Teatro de Almagro. Entre otros galardones, el coreógrafo y bailarín recibió en 2013 El Ojo Crítico de Danza de RTVE.

También llegará a los Teatros del Canal -el 25 de mayo de 2019- el espectáculo de investigación que en forma de premiere presenta en la actualidad Olga Pericet en Nueva York dedicado a la figura de la bailaora Carmen Amaya y que lleva por título Cuerpo infinito, "un espectáculo que se irá mejorando hasta hacerlo más ambicioso", puntualizó la bailaora, bailarina y coreógrafa. En la ciudad de los rascacielos recibió la cordobesa la noticia de un premio que "lo asumo con total respeto y muchísima alegría en un momento que rozo ya los 43 años, por lo que me lo tomo como un reconocimiento a toda mi carrera; llega en un momento en el que son muchos ya los zapatazos dados", destacó. "Este premio significa para mí además un empujoncito, una ayuda y un impulso a mi carrera, una carrera en la que soy productora de mis propios espectáculos", añadió. Olga Pericet se licenció en danza española en la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Córdoba. Amplió estudios en Sevilla y Madrid con los maestros Matilde Coral, Manolo Marín, Maica Moyano, La Toná, José Granero, Cristóbal Reyes y Milagros Mengíbar, entre otros. Como creadora colabora, entre otros, con Manuel Liñán, Marco Flores, Daniel Doña y Antonio Ruz en títulos como Cámara negra, En clave, Chanta la mui, Complot, De flamencas y Recital. Para el Ballet Nacional de España (BNE) estrena como intérprete y coreógrafa, junto a Rocío Molina, Statera (2012) y colabora coreográficamente con Ruz en el espectáculo Electra (2017). También firma e interpreta títulos como Rosa, metal, ceniza, Laberíntica y La espina que quiso ser flor o la flor que soñó con ser bailaora, uno de sus últimos trabajos coreográficos y como intérprete, que se estrenó en febrero de 2017 en el Festival de Jerez. Entre otros reconocimientos, ha recibido el l Premio Extraordinario de Teatro ACE Awards 2016 (Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York); el MAX de Artes Escénicas a la Mejor Bailarina Principal por Pisadas (2015) o el galardón de El Ojo Crítico de RNE (2014).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios