Mundo

La minoría serbia se niega a despejar la frontera kosovar

  • Serbios y kosovares se disputan el control de dos pasos fronterizos

La minoría serbia de Kosovo desafió ayer una vez más al Gobierno en Belgrado en el conflicto fronterizo que mantienen desde hace dos semanas y no desmanteló las barricadas en las carreteras que unen Serbia con su antigua provincia.

Los serbokosovares iban a decidir ayer si daban su visto bueno al acuerdo al que llegaron Belgrado y Pristina elpasado viernes para poner fin a una disputa fronteriza.

Sin embargo, cuatro municipios dominados por los serbios se retiraron de las negociaciones sin debatir el acuerdo. Los representantes de la asamblea, que no es un órgano formal, sino una parte de las llamadas "estructuras paralelas" que se resisten a la autoridad del gobierno de Kosovo, adujeron que necesitan más tiempo.

El 27 de julio, los serbios establecieron barricadas en el norte de Kosovo en todas las principales rutas después de que el gobierno en Pristina ordenara a la policía tomar el control de dos cruces de frontera que eran controlados por los serbios.

El compromiso alcanzado en Zvecan por varios alcaldes de ciudades kosovares con mayoría serbia establece que las tropas de la OTAN para Kosovo, la KFOR, controlen solas al menos hasta mediados de septiembre los dos pasos fronterizos de Jarinje y Brnjak. Autobuses y automóviles transitarán estos pasos, pero no bienes, salvo los humanitarios.

Para alcanzar este acuerdo, las dos partes en conflicto tuvieron que renunciar a peticiones centrales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios