Mundo

Egipto venga la muerte de sus soldados atacando en el Sinaí

  • La tensión aumenta en la zona desde que el domingo pasado hombres armados atacaran un puesto fronterizo y mataran a 16 efectivos de las fuerzas egipcias

Las fuerzas egipcias bombardearon en la madrugada de este martes una zona donde se encontraban hombres supuestamente armados y mataron a una veintena de ellos en el norte de la península del Sinaí, informó la televisión egipcia.

El Ejército egipcio se enfrentó a los grupos armados, que a su vez hirieron a al menos seis personas-cinco militares y un civil- en un ataque lanzado contra puestos policiales en el Sinaí.

La agencia oficial de noticias Mena explicó, por su parte, que personas desconocidas dispararon contra efectivos de seguridad, quienes respondieron al ataque, ocurrido horas antes en la carretera que va hacia el aeropuerto de El Arish.

Según la agencia, un ciudadano, un oficial y dos agentes de la policía resultaron heridos en el suceso y fueron trasladados a un hospital.

Egipto lanzó una ofensiva militar en el Sinaí para limpiar la zona de grupos armados y hallar a los responsables de la muerte el domingo de 16 soldados y policías egipcios en la frontera con la franja de Gaza.

La operación, en la que intervienen helicópteros militares, se concentra en las zonas de El Arish, Rafah y Sheij Zuaiet, en el Sinaí, adonde llegaron refuerzos. El portavoz del centro de prensa de El Arish, Musad Badaui, precisó a Efe que el Ejército egipcio comenzó a atacar en la madrugada los refugios de supuestos radicales y a perseguirlos en las zonas montañosas.

Está previsto que se organice una protesta para condenar los últimos ataques y pedir más seguridad en el Sinaí, señaló Badaui.

La tensión aumentó en la zona desde que el domingo pasado hombres armados atacaran un puesto fronterizo y mataran a 16 efectivos de las fuerzas egipcias, que el pasado martes fueron despedidos en la capital en un funeral militar.

Además de comprometerse a investigar lo sucedido, las Fuerzas Armadas egipcias prometieron castigar con dureza a los culpables del ataque, que contaron con la ayuda de cohetes disparados desde Gaza. Al menos 16 soldados murieron después de que los atacantes abrieran el fuego, varios otros resultaron heridos.

"Esos grupos operan en el caos del Sinaí y quieren causar una reacción en cadena en cuyo final habría una guerra regional", sostiene Boaz Ganor, director del Instituto para la Lucha contra el Terrorismo en Herzliya, al norte de Tel Aviv.

Ganor consideró que el hecho de que atacaran con vehículos militares egipcios no es una coincidencia. El experto cree que hay cierto riesgo de que la estrategia de provocación surta efecto, pese a que ninguno de los actores en Cercano Oriente está actualmente interesado en una escalada del conflicto.

Israel quiere mantener "la paz fría" que tiene con Egipto desde la época del caído Hosni Mubarak. Y el nuevo presidente egipcio, Mohammed Mursi, debe intentar primero acabar con la crisis económica y social en el país, valoró Ganor. Y pese a que busca oficialmente la destrucción de Israel, la organización radical palestina Hamas, que controla la Franja de Gaza, está sobre todo concentrada en conservar su poder, agregó el experto.

Joram Schweitzer, del Instituto Nacional para Estudios de Seguridad en la Universidad de Tel Aviv, lo ve de forma similar. "Uno de los objetivos de esos pequeños grupos radicales es causar una ruptura, un conflicto entre Israel y Egipto", dijo. Al mismo tiempo, buscan ganarle terreno a Hamas en Gaza con constantes brotes de violencia provocados con Israel.

La televisión estatal egipcia relacionó lo ocurrido con un grupo de extremistas islámicos que opera en el Sinaí. Otros medios citaron a fuentes de seguridad egipcias no especificadas, según las cuales los radicales pertenecen a una nueva organización extremista de Gaza.

El gobierno israelí, por su parte, volvió a pedir a Mursi que ponga orden en el Sinaí. Algo, sin embargo, que es más fácil de decir que de hacer, ya que el tratado de paz de Camp David entre ambos países pone límites al control militar de Egipto en la península.

El tratado prohíbe a El Cairo mantener una presencia militar con armamento pesado en la región. Pese a todo, Mursi prometió volver a poner bajo control del Estado la zona.

Pero sobre todo la zona interior del Sinaí es prácticamente una zona sin ley. Los beduinos que viven desde hace siglos en la región son ciudadanos egipcios de segunda clase. Muchos de ellos se ganan la vida con el contrabando de armas y drogas, así como de emigrantes africanos que quieren llegar a Israel. Sus excelentes conocimientos geográficos de la zona les son de ayuda para ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios