EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Lina Tur Bonet & Dani Espasa | Músicos Fantasías barrocas

  • La violinista Lina Tur Bonet y el clavecinista Dani Espasa alternan en su primer álbum como dúo, publicado por el sello Aparté, sonatas de Johann Sebastian Bach y Georg Friedrich Haendel

La violinista Lina Tur Bonet y el clavecinista Dani Espasa La violinista Lina Tur Bonet y el clavecinista Dani Espasa

La violinista Lina Tur Bonet y el clavecinista Dani Espasa / Michal Novak

Haendel y Bach nacieron con dieciséis días de diferencia y a menos de 200 kilómetros de distancia el uno del otro, pero jamás se conocieron personalmente. "Haendel se fue joven de Alemania, y pasó la mayor parte de su vida en Londres. Volvió a Halle, su ciudad natal, al menos tres veces, en las que quizás los dos podrían haberse encontrado", comenta la violinista Lina Tur Bonet. "La primera, Bach se acercó para conocerlo, pero llegó tarde; Haendel se había marchado. La segunda, Bach estaba enfermo y envió a uno de sus hijos para pedirle a Haendel que se acercara a Leipzig, pero Haendel o no pudo o no le interesó. La tercera, Bach había ya muerto. Nos queda la constancia del interés de Bach, pero no sabemos si ese interés era compartido por Haendel".

Junto al clavecinista Dani Espasa, Tur Bonet acaba de publicar un disco en el que ese encuentro se hace realidad. Por supuesto no es el primer disco de estas características, ni será el último, pues Bach y Haendel son dos de los gigantes de la tradición clásica occidental. "Hemos tocado música de los dos compositores desde que empezamos a trabajar juntos hace cuatro años", cuenta Dani Espasa. "Por qué no juntarlos y ver los contrastes en este repertorio. Lo hemos probado en directo. Todo un concierto con música de Bach o de Haendel es interesante, pero puede ser algo fuerte. Nos parecía mejor combinarlos para cambiar de color, de atmósfera. Alternar a los dos compositores daba aire al programa. Creímos que con un disco podría pasar lo mismo, que podría trazarse una buena fotografía del momento compositivo y del diferente tratamiento que ambos daban a estos instrumentos".

"En realidad, los dos llevaron vidas muy diferentes: Haendel fue un cosmopolita, y Bach viajó poco; nunca salió de los límites del Imperio. Por eso hay quizás una tendencia más frívola y mundana en la música de Haendel y más doméstica, artesanal y religiosa en la de Bach", afirma la violinista murciana. Con respecto a las sonatas, comenta Espasa: "Las de Haendel están escritas para violín y continuo, lo cual difiere ya mucho de las sonatas con clave obligado de Bach tanto en cuestiones de sonoridad como por la mayor libertad que te permite siempre el continuo. Las de Bach están escritas hasta el último detalle, muy bien estructuradas. Haendel, te ofrece mucha más libertad para recrearlas a partir del bajo". "Las sonatas de Bach son obras de gran envergadura, densas e intensas, con sus complicados movimientos en fugato. Y tienen una duración importante. Sin perder un ápice en calidad o valor artístico, las de Haendel son más ligeras y más cortas, sirven para desengrasar la concentración que suponen las de Bach. Los dos compositores dialogan perfectamente entre sí", añade Lina.

An Imaginary Meeting - Tur Bonet & Espasa An Imaginary Meeting - Tur Bonet & Espasa

An Imaginary Meeting - Tur Bonet & Espasa

El carácter contrapuntístico de la música de Bach contrasta en efecto con la de Haendel, más melódica y cercana al estilo de Corelli. Como comenta el clavecinista barcelonés, "la articulación es desde luego diferente. El acompañamiento del continuo es más sencillo. Y es cierta esa mayor cercanía de Haendel a Corelli. A veces hemos intercalado obras de los dos en un concierto y es sorprendente lo bien que ligan. Detrás está por supuesto el estilo italiano. Se respira Mediterráneo en ambos casos. Algunos movimientos de las dos sonatas de Haendel que hemos grabado podrían ser perfectamente de Corelli. En Bach hay un contrapunto severo que hay que articular y frasear de otra manera".

Lina Tur Bonet dice escuchar el idioma de ambos compositores: "Haendel me habla todo el rato en italiano, en inglés; mientras que Bach me habla en alemán. A menudo me dicen que mi Bach es muy luterano. Puede que sea por mi formación alemana. Hemos tocado juntos mucho a Corelli y eso nos facilita la interpretación de Haendel. Nos sale una interpretación más vocal, mientras que en Bach es tal vez más hablada y más retórica".

Dani Espasa destaca en cualquier caso las conexiones que tuvo también Bach con la música italiana: "Sabemos que Bach admiraba a algunos maestros italianos y que en su música instrumental hay hilos que lo conectan con Vivaldi, Albinoni o Marcello. Esto también se nota en sus estructuras musicales. Así que también lo hemos ornamentado, aunque mucho menos que a Haendel, cuyas sonatas están escritas más como esqueletos y eso te permite hacer una interpretación más cercana a la de la ópera, en la que se pedía al intérprete sus propios adornos. En Bach estos adornos son a lo mejor un punto más sencillos, están más acotados, pero también los hemos hecho: por ejemplo, en el primer movimiento de la Sonata en do menor, Lina hace una variación por completo nueva. Y yo ornamento esos movimientos en los que hay repeticiones, sobre todo en la Sonata en sol mayor".

"La Sonata en do menor la habíamos tocado mucho juntos y yo quería incluir esas ornamentaciones. La Sonata en fa menor me fascina, en especial ese primer movimiento tan increíble. Y yo quería incluir también la Sonata en sol mayor, porque quería que Dani tocara ese movimiento central para clave solo". "Es un movimiento que he tocado con cierta libertad. Es la sonata más brillante de las tres. Los saltos del bajo me incitaban a hacer este movimiento en tempo Andante-Allegro, que sonara  casi una música bailada. Lina estaba tan de acuerdo que me dijo que hasta le entraban ganas de bailar. El segundo movimiento, el anterior, es muy lento, muy estático, y el cuarto igual, meditativo, una maravilla de especulación, es incluso extraño. Así que tenemos tres movimientos muy luminosos, y los otros dos muy diferentes. Eso me incitó a llevar un tempo que se acercara a la danza".

De esa 6ª sonata, escrita en la tonalidad de sol mayor, se han conservado algunos movimientos alternativos. "En principio habíamos pensado en incluir al menos dos de ellos, pero la duración del disco no lo hizo aconsejable. ¿Completar con otro disco que incluya las tres primeras sonatas de Bach con otras de Haendel? Puede ser, hemos grabado las que mejor conocíamos, pero no lo descartamos. De momento, el próximo disco de MUSIca ALcheMIca saldrá en el mes de marzo y se titula La Belleza; es un recopilatorio de música del siglo XVII de toda Europa: Cima, Marini, Uccellini, Biber, Schmelzer, Weichlein, Matteis Jr, Marin Marais, Bertali, Falconiero, Buxtehude, Westhoff... Contamos con músicos del más alto nivel. Además de Dani, están Giangiacomo Pinardi, Rodney Prada, Valerio Losito, Andy Ackerman, Marco Ceccato, Marta Graziolino".

Dani Espasa y Lina Tur Bonet llevan más de cuatro años tocando juntos. Dani Espasa y Lina Tur Bonet llevan más de cuatro años tocando juntos.

Dani Espasa y Lina Tur Bonet llevan más de cuatro años tocando juntos. / Michal Novak

Si algo comparten estos dos músicos, aparte su interés por Bach y Haendel, es la diversidad de sus intereses artísticos. Lina Tur Bonet combina el violín barroco con el moderno, el repertorio antiguo con el contemporáneo. Su anterior grabación estuvo dedicada a los 44 dúos para violín de Bartók, que registró junto al italiano Enrico Onofri. "De Bartók acabo de tocar también el Concierto nº1. Y con MUSIca ALcheMIca hemos estado en San Petersburgo, tenemos ahora conciertos en Alemania y giras pos Australia y Estados Unidos. Yo además vengo de tocar y dirigir los Conciertos de Brandemburgo con un conjunto israelí y dirigiré la Pasión según San Juan en el próximo cumpleaños de Bach".

Vespres D'Arnadí, el conjunto que fundó y dirige Dani Espasa, empezará este año "un ciclo propio en el Palau de la Música de Barcelona, que es muy importante para nosotros, porque nos permitirá tener un pie en Barcelona y poder asentarnos en nuestra ciudad, que es lo que necesitábamos desde hace tiempo. En marzo será el primer concierto, un recital Haendel con Xavier Sabata y Nuria Rial. El año pasado hicimos en el Festival de Peralada un Rinaldo en versión concierto que grabó Mezzo y eso nos ha dado relevancia. Nos hace crecer como grupo". Pero Espasa toca también el piano, es el arreglista y director musical de María del Mar Bonet desde hace quince años y trabaja intensamente para el teatro. "Estoy haciendo la música para El enfermo imaginario de Molière, que estrenará Josep María Flotats en Madrid en unos meses. Usaré algo de lo que hizo Charpentier, pero también música nueva, porque el montaje es moderno. Con Lluis Pasqual he trabajado mucho. En In Memoriam, una obra sobre la Batalla del Ebro, toda la música era de Monteverdi y Purcell, y creo que conseguimos un contraste curioso y emocionante. Los actores, que jamás habían hecho polifonía, acababan cantando un dificilísimo Crucifixus de Monteverdi justo al final de la obra. En ese caso fue música antigua sobre una historia del siglo XX".

EL CD EN SPOTIFY

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios