Live at The Stone. All is always Now | Crítica Una década de improvisación

  • El guitarrista británico Fred Frith publica un triple álbum en directo junto a destacados nombres de la música experimental como Laurie Anderson, Pauline Oliveros o Evan Parker

El compositor y multiinstrumentista británico Fred Frith (Heathfield, 1949). El compositor y multiinstrumentista británico Fred Frith (Heathfield, 1949).

El compositor y multiinstrumentista británico Fred Frith (Heathfield, 1949). / D. S.

Circunscribir a Fred Frith al mundo del jazz supondría caer en un reduccionismo de enormes dimensiones. Guitarrista, compositor y multiinstrumentista, su nombre está ligado a primordiales capítulos de la música francotiradora y experimental como Henry Cow, Art Bears, Massacre, los Material de Bill Laswell o el proyecto Naked City de John Zorn, además de liderar un activo cuadro de propuestas propias. Su discografía reciente discurre asociada al sello Intakt tanto a la cabeza de su trío como de la mano de colaboraciones como la suscrita con el clarinetista y saxofonista Hans Koch en You Are Here (2017).

Es justamente el contexto de las alianzas el que impulsa esta última muestra de su irreprimible querencia por la improvisación pura y dura. Entre 2006 y 2016, Frith ofreció 80 conciertos en uno de los escenarios emblemáticos de la música experimental neoyorquina: The Stone (cuyo actual director artístico es John Zorn).

Portada del disco. Portada del disco.

Portada del disco. / D. S.

Los tres discos de Live At The Stone. All Is Always Now ofrecen una poderosa selección de este itinerario, enlazada sin interrupción, en el que el músico británico estuvo acompañado por una relevante nómina de exponentes de la música transgresora de ayer y de hoy, con muchos de los cuales nunca había tocado antes. Sin ensayos ni acuerdos previos, Frith dio rienda suelta a su libertad creativa y a la de sus socios hasta el punto de bautizar los temas con algunos de los titulares de prensa que arrojaba The New York Times el día de cada actuación.

Veteranos del peso de Laurie Anderson, Sylvie Courvoisier, Ikue Mori, Miya Masaoka, Pauline Oliveros o Evan Parker, junto a exponentes de generaciones posteriores como Theresa Wong, Nava Dunkelman, Nate Wooley, Jessica Lurie o Gyan Riley (hijo del compositor minimalista Terry Riley) entre otros, se suman a una indagación imprevisible y aleatoria, en permanente diálogo con la abstracción, colmada de impactos y desafíos y, obviamente, en absoluto apta para oídos convencionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios