Actualidad

Torrijos: “Fui tachado de culpable en una instrucción inquisitorial que me cambió la vida”

  • El ex portavoz municipal de IU denuncia el perjuicio que ha sufrido con la instrucción y enjuiciamiento del caso Mercasevilla.

Comentarios 14

El ex portavoz municipal de IU Antonio Rodrigo Torrijos (Sevilla, 1950) ha reclamado la indemnización con la idea de que “se haga Justicia, en el sentido más amplio del término”, por cuanto denuncia que fue sometido en el caso Mercasevilla a un procedimiento “prospectivo e inquisitorial” desde el principio, algo que afectó a a su trayectoria pública, al coincidir “casualmente” con la campaña electoral de 2011.

“El proceso influyó en el resultado electoral y se me acusó prácticamente de todo menos matar a Manolete” y después “quedó en nada”, en una absolución que no repara el “daño personal, político, social” y a su entorno.

Para Antonio Rodrigo Torrijos, las dilaciones indebidas que se han producido en la causa, deben ser reparadas mediante el procedimiento de reclamación de responsabilidad patrimonial. “Yo creo que no hay que dramatizar mucho, pero lo voy a decir con firmeza: este procedimiento, esta instrucción prospectiva e inquisitorial, me cambió la vida. Me cambió la vida a mí y a mi entorno”.

El que fuera líder de la formación de izquierdas destacó asimismo que su proceso tuvo una influencia importante en los “intereses generales de la ciudad”, porque la causa “contribuyó al triunfo de una fuerza política que, curiosa y casualmente también, fue una de las acusaciones particulares: el señor Zoido. Y no ha pasado nada”.

Desde que IU salió del gobierno de la ciudad ha quedado manifiestamente claro que los cuatro años de Juan Ignacio Zoido como alcalde "fueron vacíos, en blanco para la ciudad, nadie puede recordar en la ciudad qué es lo que hizo el señor Zoido en Sevilla esos cuatro años, y desde entonces para acá todos los grandes proyectos solidarios, sociales, fiscales, de política económica, de política de intervención, de movilidad sostenible, han tenido un parón”.

Torrijos insiste en el daño personal causado por la instrucción de Mercedes Alaya –a la que no cita en ningún momento–. “Fui tachado de culpable, me condenó la opinión pública, todo debido a una prospectiva e inquisitorial instrucción e intervención de la Justicia en su conjunto que creo que debe ser resarcida”, concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios