Comida para combatir el frío Platos de cuchara para entrar en calor

  • Los potajes de legumbres y las sopas son las recetas ideales para un invierno duro

Potajes y purés para comer con cuchara. Potajes y purés para comer con cuchara.

Potajes y purés para comer con cuchara.

Los platos de cuchara son grandes aliados a la hora de comer cuando llega el frío, y es que un buen potaje o un nutritivo caldo, ya sea de carne, pescado o verduras, son ideales en invierno. Tampoco hay que olvidar las cremas de verduras, como la de puerros, que es muy parecida a la vichyssoise pero para consumir en caliente. El cuchareo se impone cuando baja el termómetro. La mayoría son recetas calóricas, aunque también las hay más ligeras.

Judías con chorizo

Judías (o alubias) con chorizo. Judías (o alubias) con chorizo.

Judías (o alubias) con chorizo.

Las judías blancas son un alimento rico en fósforo, magnesio y potasio, tienen una alta cantidad de vitamina B9 y son ricas en fibra. Esta receta es un ejemplo de cocina tradicional con alto componente calórico para calentar el cuerpo y producir la suficiente energía como para superar una jornada cargada de trabajo y actividad física.

Garbanzos con bacalao y acelgas

Plato de garbanzos con acelgas y bacalao. Plato de garbanzos con acelgas y bacalao.

Plato de garbanzos con acelgas y bacalao.

Una forma ligera de consumir legumbres con una receta que preparaban ya nuestras madres y abuelas, el clásico 'potaje de Semana Santa o Vigilia'. Una forma más light de comer legumbres, junto a pescado y verduras.

'Olla de Castellón'

Olla serrana o de Castellón. Olla serrana o de Castellón.

Olla serrana o de Castellón.

La tradicional 'olla de Castellón' es una delicatessen que se consume en caliente y cuenta con un gran aporte calórico. Tiene garbanzos, manitas de cerdo, oreja o morro, hueso de jamón, morcilla, patata, cardos, acelgas, nabos, judías verdes, zanahorias, calabaza y un poco de azafrán.

Cocido madrileño

Cocido. Cocido.

Cocido.

Como en casi todas las recetas tradicionales, en cada casa hay una forma de elaborar el cocido. Los puristas le pondrán gallina en lugar de pollo -este ultimo más jugoso y tierno, pero con menos sabor-, unos usarán tocino, otros panceta o papada y habrá quienes usen la pelota o bola de relleno elaborada con huevo y carne picada.

Sopa castellana

Sopa de ajo castellana. Sopa de ajo castellana.

Sopa de ajo castellana.

No hay nada mejor para una cena después de un día de frío. Plato con ingredientes humildes (pan, huevo, ajo...) pero con resultados exquisitos al que también se le puede añadir setas para darle un toque especial. Una variante es la sopa de ajo.

'Porrusalda' de bacalao

'Porrrusalda'. 'Porrrusalda'.

'Porrrusalda'.

Del norte nos llega uno de los platos más ricos y típicos del País Vasco. El puerro y el bacalao son los protagonistas de esta receta para quienes quieran cuidarse y no excederse.

'Minestrone'

Sopa italiana 'minestrone'. Sopa italiana 'minestrone'.

Sopa italiana 'minestrone'.

Sopa de verduras y pasta que es un clásico de la gastronomía italiana. A los peques de la casa, que son los más reacios a comer verduras, les encantará porque la podemos hacer con pasta o arroz; además, el orégano y la albahaca le dan un sabor espectacular, y el queso rallado el toque final.

Sopa de marisco

Sopa de marisco. Sopa de marisco.

Sopa de marisco.

Ideal para entonar el cuerpo cuando hace frío, puede ser sopa de marisco, de pescado... La sopa de almejas es una alternativa más moderna, y las almejas las podemos utilizar en diferentes platos: almejas a la marinera, en salsa de almendras, al vino o como parte de otros platos, como la paella de marisco o la merluza en salsa verde, entre otras muchas opciones. Lo que es seguro es que en cualquiera de estas elaboraciones quedarán deliciosas.

Sopa 'Ramen'

Sopa Ramen. Sopa Ramen.

Sopa Ramen.

Sopa típica de la cocina japonesa elaborada con fideos chinos o nooddles, pollo, costillas de cerdo, huevos, jengibre, cebollas, puerros, champiñones, espinacas y salsa de soja, entre otros ingredientes. Pese a las verduras, es una sopa bastante calórica también.

Sopa y puré 'detox'

Caldo de verduras casero. Caldo de verduras casero.

Caldo de verduras casero.

Después de días de celebración o de comidas copiosas, nuestro organismo necesita depurarse. Una opción deliciosa para empezar a cuidarnos y volver a nuestra rutina alimenticia es preparar una sopa y un puré detox para eliminar toxinas. Ideal también para vegetarianos, pues sólo lleva verduras: cebolla, apio, puerro, col o repollo, zanahoria, ajo, perejil, agua, aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal. Las cocemos todas y colamos. Por un lado, al caldo resultante le añadimos un chorro de limón y ya tenemos la sopa. El puré lo preparamos triturando todas las verduras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios