Pinacoteca en la piel

Los tatuajes se siguen imponiendo en las epidermis de todas las 'celebrities'.

Lola Murube · F.a.gallardo

10 de agosto 2011 - 01:00

Megan Fox, uno de los bellezones de Hollywood, luce ocho tatuajes a lo largo de su delicada epidermis. Alguno de ellos, como un rostro de Marilyn Monroe que luce en uno de sus antebrazos, está siendo tratado con láser. Fox entiende que aquel amuleto en honor a la desaparecida actriz ya tuvo su vigencia. La tinta en la piel (y su borrado) siguen dando que hablar entre las celebrities. Y en verano vuelven a salir al aire como el evidente "Antonio", cardíaco, que lleva siempre consigo Melanie Griffith, descubierto de nuevo en el reciente acto benéfico en Benahavís.

La historia del tatuaje se remonta al Neolítico, con el inicio de las sociedades agrícolas, con un fin más que ritual que decorativo, y en cierta medida los dibujos y recreaciones se han convertido en un rito para todo famoso que se precie. En Grecia y en Roma el tatuaje era usado para marcar a los criminales, y sin embargo, en el Antiguo Egipto lo usaban como una muestra más del arte. Lo que también ahora en parte es: una auténtica pinacoteca sobre piel natural.

Uno de los motivos más típicos son los tribales, en negro o de una sola tonalidad. Este estilo se abre a múltiples posibilidades de combinar sus aristas y se inspira en diferentes culturas como la de las tribus africanas o los aborígenes americanos. El cantante Robbie Williams ha llenado su cuerpo de tatuajes tribales que junto a los motivos orientales dedican en alguna extensión de su piel los futbolistas o los jugadores de baloncesto. Fernando Torres o el Kun Agüero se han decantado más por términos en árabe.

Algunos maestros tatuadores se han especializado en los retratos. Otro futbolista, Dani Alves, del Barcelona, lleva el rostro de su madre en el antebrazo, piel que besa cuando marca un gol, y el ahora entrenador Maradona tiene tatuado en su brazo derecho todo un clásico: el Che Guevara.

Una de las bellas más tatuadas de Hollywood, Angelina Jolie, incluso tuvo que quitarse de su vagina el nombre de su ex marido Billy Bob Thorton, mientras en su espalda luce la frase "Conoce tus derechos". De Malú a Rihanna o Lady Gaga, las chicas famosas han aprovechado su extensión dorsal para grabar algunas frases favoritas o de motivos enigmáticos. Atrás quedó la época del típico tatuaje de ancla, a lo Popeye, o el corazón legendario que reflejaba el amor por la madre, señales que denotaban a un individuo de vida callejera; aunque algún noble, como el mismo padre del Rey, don Juan lo lucían. Los tattoos no siempre fueron un signo de distinción.

Lo último

stats