Pasarela

Marivent se queda sola

Las vacaciones de la Familia Real en Palma de Mallorca están siendo demasiado inquietas este año. La Reina ha sido la que más días ha estado por ahora en la isla. Al principio pasó unos días con la infanta Elena, sus hijos y los hijos de la infanta Cristina, que ni siquiera hizo aparición por allí debido a la polémica que rodea a su marido. Pero menos Doña Sofía, los demás se marcharon de allí hace ya unos días. No coincidieron con los Príncipes de Asturias, que aterrizaron en Mallorca junto a las infantas Leonor y Sofía hace menos de una semana, al igual que el Rey, que llegó a su residencia veraniega el pasado miércoles. Pero lo más sorprendente es que al día siguiente de que el monarca desembarcase en la isla, ya no quedaba nadie en Marivent, tan solo las hijas de los Príncipes. Don Felipe puso rumbo a Londres el pasado jueves, el mismo día que llegó su madre, aunque ella lo hizo horas más tarde. Por su parte la princesa Letizia viajó ayer a la capital británica para disfrutar de los últimos eventos de los Juegos Olímpicos. En estos tres días que están allí tienen la agenda muy apretada. Han asistido a las finales en las que había participantes españoles y no han dudado en vestir el polo con los colores del equipo español, ni en gritar para animarlos. Además visitarán la Villa Olímpica y están asistiendo a comidas organizadas por diferentes organismos. Ayer acudieron a la del Comité Olímpico Internacional, en la que coincidieron con Alberto de Mónaco, miembro de este organismo. La reina volverá mañana domingo a Palma de Mallorca, donde la esperan sus nietas pequeñas, mientras que los príncipes se reunirán con sus hijas el lunes, ya que asistirán por la noche a la ceremonia de clausura de los Juegos.

El que ha tomado un rumbo distinto es el Rey, algo que viene siendo habitual en los últimos tiempos y que incrementa los comentarios sobre su no relación con su esposa. Don Juan Carlos, tras su estancia fugaz a Palma de Mallorca, preside hoy la Corrida del Bicentenario que se celebra en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María, mientras que su mujer se encuentra con su hijo y su nuera bastante lejos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios