Balance

Los Patios cierran tras recibir más de 190.000 visitas en su edición covid

  • La cita ha contado con la participación de 51 recintos, dos de ellos institucionales

  • Las asociaciones destacan que el público ha cumplido con las normas y la ausencia de incidentes

Ana Balbuena cierra el patio de la calle Pedro Fernández 6. Ana Balbuena cierra el patio de la calle Pedro Fernández 6.

Ana Balbuena cierra el patio de la calle Pedro Fernández 6. / Juan Ayala

Los Patios de Córdoba han cerrado sus puertas al público en una edición condicionada por la segunda ola del coronavirus, fuera de su fecha de celebración habitual y en la que tampoco ha faltado un dron para controlar que se guardaban las distancias en las colas que se han visto. Octubre, no obstante, se ha convertido en una especie de mayo en Córdoba con la celebración del festival, que ha conseguido recibir un total de 190.517 visitas, según los datos aportados por el Ayuntamiento.

La teniente de alcalde delegada de Promoción, Marián Aguilar, ha indicado que “el balance de esta edición tan especial de los Patios de Córdoba es muy positivo. Partíamos de una situación complicada y hemos sido todo un referente a nivel nacional de la culminación de un trabajo coordinado que ha dado sus frutos y ha tenido un impacto positivo en la reactivación de nuestra economía local, siempre velando por el cumplimiento de las normas de prevención y seguridad que han dado como resultado una experiencia de Turismo Seguro que ha sido reconocida y ha tenido gran aceptación entre nuestros visitantes”.

Aguilar ha destacado la importancia de este trabajo en equipo y ha destacado la labor y el trabajo de cuidadores, controladores, Policía Local y personal de las delegaciones de Promoción, Transformación Digital y de la empresa municipal Sadeco, así como de Cruz Roja “que han velado en todo momento por el cumplimiento de las medidas de prevención y seguridad para todos los visitantes y los responsables de los Patios en esta edición tan especial”.

Concluye por tanto una edición en la que han participado 49 patios privados y otros dos institucionales, que han devuelto la actividad turística a la zona del Alcázar Viejo, una de las zonas más concurridas cada año, pero también a Santa Marina y la Judería. Una ocasión, sin duda, en la que redescubrir estos lugares de remanso y tranquilidad, alejados de la bulla del mes de mayo y en la que se han cumplido todas las medidas de seguridad precisas para evitar cualquier brote de coronavirus.

El presidente de la Asociación Claveles y Gitanillas, Rafael Barón, propietario del Patio de Pastora 2, es tajante al asegurar que “todo ha ido muy bien”. La fiesta, continúa, “ha sido excepcional, pero también muy buena”. Se refiere a lo de excepcional por el hecho de que se haya celebrado en otoño y no en primavera. Barón destaca también “la actitud y comportamiento” de todo el público que ha decidido visitar recintos como el suyo, en los que no ha faltado el gel hidroalcohólico y en los que se han mantenido las distancias de seguridad.

Él mismo relata que han sido “los ingenieros” los que han calculado el número de personas que podían acceder a su patio. “En total cuatro personas, cuando normalmente entran 25”, señala.

Barón también reconoce que no ha tenido miedo alguno en abrir las puertas de su casa en medio de la pandemia del coronavirus: “Si se va al supermercado, coges el tren y montas en avión, qué problema va a haber”, subraya, al tiempo que destaca que se han cumplido todas las medidas de seguridad y que, además, con la apertura de los Patios “la ciudad se ha visto recompensada”.

Eso si, admite que la mayor parte de quienes han decidido visitar los patios han sido españoles, si bien, “algún que otro turista extranjero ha habido de la zona de Europa del Este, Suramérica y japoneses”. Por todo ello, concluye que abrir las puertas de su casa durante las dos últimas semanas ha “merecido la pena”.

Quien también hace un balance positivo del festival ha sido el presidente de la Asociación Amigos de los Patios Cordobeses, Miguel Ángel Roldán, quien hasta el último día de festival ha estado presente en la sede del colectivo, en la estos días más que concurrida calle San Basilio. “La gente ha sido muy respetuosa y ha cumplido con las normas”, señala.

La opulencia de los patios en mayo no se ha visto mermada en octubre, ya que “la flor tiene su tiempo”, anota Roldán, quien a pesar de ello destaca la sorpresa que se ha llevado al público al encontrar en los recintos “color y también olor” representantivos. También él considera que la celebración de los Patios ha servido para ayudar “al sector de la hostelería” durante estas dos semanas, y aunque la fiesta “no los ha salvado el año, sí han ayudado a la restauración”.

“Nosotros hemos aportado nuevos granito de arena para mejorar la economía de Córdoba”, subraya, al tiempo que avanza que los Patios de Córdoba volverán a abrir sus puertas, no ya en mayo del año que viene con todo su esplendor –siempre y cuando la pandemia desaparezca o ya haya vacuna contra el coronavirus–, sino el próximo mes de diciembre con una nueva edición de Patios en Navidad. “Lo vamos a intentar”, concluye.

Esta cita con los Patios ha tenido lugar del 8 al 18 de octubre y ha contado con la participación de medio centenar de patios divididos en media docena rutas. Las visitas se ha limitado a 15 minutos y el uso de la mascarilla ha sido obligatorio en todo momento. Por primera vez, el festival ha contado con drones, controlados por la Policía Local y que han volado por la zona del Alcázar en modo no intrusivo” para evitar también para controlar posibles aglomeraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios