Palmarés del Festival de Cine de Sevilla 'Donbass', la mordaz visión de la guerra de Loznitsa, se hace con el Giraldillo de Oro

  • El SEFF cierra con un palmarés en el que 'Ray & Liz' y 'M' logran también un lugar destacado.

  • Los protagonistas de 'Joy' y 'Vivir deprisa, amar despacio' triunfan en las categorías interpretativas

El fotógrafo y director británico Richard Billinghmam, con el Gran Premio del Jurado y los miembros del mismo. El fotógrafo y director británico Richard Billinghmam, con el Gran Premio del Jurado y los miembros del mismo.

El fotógrafo y director británico Richard Billinghmam, con el Gran Premio del Jurado y los miembros del mismo. / Juan Carlos Vázquez

El SEFF ha despedido este sábado su decimoquinta edición con una gala celebrada en el teatro Lope de Vega y presentada por la actriz Macarena Gómez, en la que se reconoció la carrera del director Abdellatif Kechiche, que recogió su Giraldillo de Honor, y en la que Donbass, del ucraniano Sergei Loznitsa, se impuso en la competición por el Giraldillo de Oro. El galardón, curiosamente, no llegó a entregarse en la ceremonia, al no asistir a la misma ni el director ni ningún otro miembro de su equipo.

Un jurado compuesto por el director Jonás Trueba, el gestor Russell B. Collins, la directora de la Academia Europea de Cine (EFA) Marion Döring, la productora Inés Nofuentes y la actriz Nerea Barros sucumbió ante la cinta de Loznitsa, según el palmarés que se leyó horas antes de la gala, por su visión trágicómica y mordaz pero "sumamente clara de la imparable tragedia de la guerra y sus consecuencias".

El galardón a Loznitsa por esta "historia conmovedora, cotidiana y muy cercana a nivel humano" coronó un palmarés en el que también hubo hueco para el fotógrafo Richard Billingham, que se llevó el Gran Premio del Jurado por Ray & Liz, una obra en la que su autor tira de recuerdos familiares y que fue distinguida por contar el relato de una familia desestructurada en la Gran Bretaña de Thatcher con "un innovador estilo visual" y "destreza creativa".

Otro proyecto que salió respaldado en su paso por el SEFF fue M, de la francesa Yolande Zauberman, que, tras ganar el Premio Especial del Jurado en Locarno conquistó en Sevilla el premio a la mejor dirección. La historia de un tipo que regresa a sus orígenes -una comunidad ultraortodoxa israelí- para ajustar cuentas con el hombre que abusó de él conmovió al jurado, entre otras virtudes, por su "paleta cromática apagada, con la mayor parte de la película rodada por la noche", a través de la que su directora "logra llevar un dolor muy arraigado hacia un lugar cercano al de la esperanza y la sanación". Zauberman, como otros compañeros de palmarés, representa un cine comprometido que no da la espalda a la realidad y se preocupa por problemas candentes como la inmigración, la violencia sexual, el tráfico de personas o los conflictos de fronteras, un retrato de una Europa "en combustión", como adelantó el director del SEFF José Luis Cienfuegos hace unas semanas en una entrevista con este medio.

El título de la animada Ruben Brandt, collector, de Mirolad Krstic, fue posiblemente el que más se oyó en la ceremonia de clausura: además de hacerse con el premio al mejor guión en el palmarés oficial por proponer una aventura "ingeniosa, salvaje, muy fresca y divertida" y poseer un libreto "jovial y rotundamente absurdo", la cinta recibió igualmente el Premio Asecan por su "ritmo vertiginoso", y el Premio Cicae a la mejor ópera prima, cuyo jurado no dudó en celebrarla como "un verdadero triunfo de los sentidos".

La animada ‘Ruben Brandt, collector’ fue distinguida en el apartado de guión

Dos de las películas más destacadas de la Sección Oficial, Joy, de Sudabeh Mortezai, y Vivir deprisa, amar despacio, de Christophe Honoré, fueron reconocidas por sus interpretaciones. A pesar de "no ser una actriz profesional", el jurado aplaudió y concedió por unanimidad el premio a "una interpretación maestra", la de Anwulika Alphonsus, que encarna con estremecedora convicción el drama de la prostitución de inmigrantes en Austria. Pierre Deladonchamps y Vincent Lacoste, que interpretan en el filme de Honoré con "habilidad" y "química" a dos amantes en diferentes periodos vitales y marcados por la fatalidad, compartieron el premio al mejor actor.

Una de las apuestas más arriesgadas del concurso, la española La ciudad oculta, interesante descenso al subsuelo urbano y al entramado de tuberías y alcantarillas, triunfó en el apartado de dirección de fotografía. "Teniendo en cuenta la estrecha colaboración del director de fotografía y el director", el jurado quiso destacar al productor y director de fotografía José Ángel Alayón y el director Víctor Moreno. "Estos dos artistas", dice el palmarés, realizan "un trabajo magistral gracias a su captura de imágenes, sus planos secuencia y a una banda sonora" que convierten a la película "en pura y deslumbrante poesía visual".

En el palmarés oficial se echaron en falta las propuestas que firmaban algunos de los directores más esperados, como Mia Hansen-Love (Maya) o Nuri Bilge Ceylan (El peral salvaje). El húngaro László Nemes tuvo que conformarse con el Premio Eurimages a la mejor coproducción europea por Atardecer, una obra muy sensorial en la que el director de El hijo de Saúl recrea la atmósfera de los días previos al estallido de la Primera Guerra Mundial.

Además, entre otros galardones que se repartieron, el Jurado Camp_US se decantó por Shéhérazade de Jean-Bernard Marlin como mejor película de Las Nuevas Olas; Extinçao, de Salomé Lamas, fue galardonada en Las Nuevas Olas No Ficción, y el jurado Fipresci escogió entre la selección de Revoluciones Permanentes A violent desire for joy por ser una muestra "de que la evolución histórica e individual son inseparables". El Premio Ocaña a la Libertad, que este año alcanza su quinta edición, distinguió a Sauvage, por ser "un retrato crudo y nada idealizado que conlleva la prostitución masculina".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios