Ana salazar. Politóloga.

"En España tendría que pasar factura no acudir a un debate, en EE UU sería impensable"

  • La politóloga Ana Salazar (Redlines) presentó en Granada su Panel de Control Electoral que se puede consultar en la web dentro de la filosofía software libre.

-¿Qué conclusiones se extraen al analizar los datos del panel electoral en el último trimestre?

-Antes del verano el PP iba en primer posición, el PSOE en segunda y después Podemos muy bien posicionado y Ciudadanos a la cola. El sprint de este partido llega a raíz de las elecciones catalanas, ahí empieza a subir a un nivel notable. Ahora mismo, hay escenarios muy variados. Uno muy conservador donde el PP está en torno a un 30% seguido de PSOE, Ciudadanos y Podemos, este último a la baja. Ha caído desde el verano a esta parte. Imagino que se debe a que los focos queman mucho y han abusado mucho de ellos. Hay un segundo escenario donde el PP sigue primero y PSOE y Ciudadanos se disputan la segunda plaza. Por último, otro que barajamos al estar en un momento de cambio. No sabemos cuál es la capacidad de crecimiento que tiene Ciudadanos y si puede quedarse segundo o incluso en el primer puesto.

-¿A qué se deben las fluctuaciones en la estimación de voto entre un estudio u otro?

-En primer lugar por cómo se plantea el diseño del estudio. CIS tiene un método conservador y robusto, utilizan entrevistas presenciales y tiene una muestra muy amplia. La de TNS es más pequeña y utiliza la encuesta telefónica. En cuanto a estimación del voto, se hace una regresión en la que se crean perfiles de aquellas personas que han contestado no sabe/no contesta en función de otras variables. Hay un momento en el que hay que darle una prioridad a esos perfiles, esa decisión la toma la persona que trabaja los datos técnicos, lo que se conoce como hacer la cocina.

-¿Hay relación directa entre la valoración a la marca y el líder?

-No tiene por qué, aunque lo normal es que el voto más fiel valore de una forma similar a uno y otro. Una persona puede ser muy afín a las ideas de un partido y no estar de acuerdo con el candidato en cuestión. O al contrario. Cuando existe una dispersión grande entre ambos, a la hora de diseñar la estrategia hay que pensar en una campaña más personalista o de siglas.

-¿A día de hoy, como se traduce ese fenómeno en las encuestas?

-En Ciudadanos pesa mucho más Albert Rivera. En PP y PSOE pesan mucho más las siglas. Podemos no lo tengo claro porque hay muchos seguidores que se han decantado por las coaliciones en las que este partido ha participado pero luego los candidatos aseguran no ser Podemos, caso de Manuela Carmena.

-¿En qué sentido pueden influir los mensajes que se lancen en la campaña sobre la valoración?

-Influye en cuanto a ese público que está indeciso. Ahora hay un gran número de público en esa situación. Estamos en un momento de tensión y no saber qué hacer. El partido que mayor rentabilidad sepa sacarle a una campaña será aquel que sea capaz de dibujar una opción de futuro en la mente del votante.

-En los próximos días conoceremos los datos del nuevo CIS.

-Creo que va a ser conservador, va a seguir mostrando una presencia de los partidos tradicionales muy fuerte en cuanto a su estimación. Cuando la realidad entra en campaña como los atentados de París o el tema catalán, eso siempre beneficia al presidente de turno, siempre y cuando lo sepa gestionar bien. De lo contrario, puede quitarle el Gobierno. Hay otro handicap, cuando hablamos de seguridad se activa dentro del votante conservador esa necesidad de seguridad. Por otro lado, hay una gran carencia en la cultura del debate. Es un derecho ciudadano que mi candidato me cuente qué va a hacer y confronte con los oponentes. Eso en Estados Unidos sería impensable, a día de hoy en España no ha pasado factura. Ya es hora de que sea así.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios