Barómetro del CIS

El PP pierde ocho puntos desde las elecciones generales y el PSOE no remonta

  • La encuesta de estimación de voto está realizada antes del anuncio de los últimos recortes del Gobierno. UPyD es el partido que más crece con un 1,6 puntos desde abril.

El PP ha perdido ocho puntos en estimación de voto con respecto al resultado que le dio la mayoría absoluta en las elecciones de noviembre de 2011, aunque el principal partido de la oposición, el PSOE, no se ha beneficiado de esta caída y sólo ha mejorado en 1,2 puntos en estos ocho meses. Así lo señala el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que coloca en el 36,6% la estimación de voto para los populares -frente al 44,6% logrado el 20-N-, y en el 29,9% para el PSOE, que obtuvo el 28,73% en los comicios. El PP pierde además cuatro puntos respecto al anterior barómetro, hecho en abril, mientras que el PSOE sólo mejora tres décimas los resultados de aquel sondeo.

El sondeo se realizó entre el 2 y el 10 de julio, días después de que España pidiera a la UE ayuda para la banca por un máximo 100.000 millones de euros y antes de la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso, que tuvo lugar el día 11 y en la que anunció nuevas medidas de ajuste, entre ellas la supresión de la extra de Navidad para los funcionarios.

El partido que más ha avanzado desde el 20-N en el apoyo ciudadano, según el CIS, ha sido UPyD, con dos puntos más en estimación de voto respecto a las elecciones y 1,6 puntos más respecto a abril. Su líder, Rosa Díez, vuelve a ser la dirigente política más valorada. Izquierda Unida mantiene la estimación de voto que registró en abril (8,6%), 1,7 puntos por encima de lo que obtuvo el 20-N, mientras que Convergencia i Unió recupera algo respecto al anterior barómetro pero, con el 4%, está por debajo de sus resultados electorales (4,17%). Apenas sube, dos décimas, el apoyo al PNV (hasta el 1,5%), mientras que baja en una décima el de Amaiur, en el 1,2%, si se compara con la cita con las urnas. El BNG, por su parte, obtendría ahora los mismos resultados que en las elecciones, con el 0,7%, con lo que recupera las cuadro décimas perdidas en abril, mientras que ERC obtendría el 1,3%, 2,5 décimas más que en las elecciones.

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, con una nota de 3,80 puntos sigue superando en valoración ciudadana al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que obtiene 3,33, si bien ambos pierden apoyo con respecto a abril. Ninguno de los líderes políticos sometidos a examen en esta encuesta -aparte de Rajoy y Rubalcaba se pone nota a los portavoces en el Congreso de todas las formaciones políticas con representación- consiguen un aprobado, y la que más se acerca al suficiente es Rosa Díez, con una nota de 4,36. La sigue Uxue Barkos, de Geroa Bai, con 4,07 puntos, mientras que al otro lado de la tabla, el líder menos valorado es Carlos Salvador, de UPN, con una nota de 2,12, aunque en su caso el 88,1 por ciento de los encuestados admite no conocerlo. Tampoco aprueba ninguno de los trece ministros del Gobierno de Rajoy, y en esta ocasión, además, ni uno de ellos alcanza los cuatro puntos. Los más valorados en el Ejecutivo son el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, con una nota de 3,94 puntos, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, con 3,78 puntos, mientras que la peor nota se la llevan el titular de Educación y Cultura, José Ignacio Wert (2,49), y la responsable de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, con 2,86 puntos.

El barómetro de julio pregunta además a los ciudadanos sobre cuál es para ellos el modelo territorial adecuado para España, y es mayor el porcentaje de los que optan por un Estado autonómico como el actual (el 30,8%) que el de los que preferirían un único Gobierno central sin comunidades autónomas (21,9%). El paro sigue siendo, por otra parte, el principal problema para los españoles, que se muestran más pesimistas que en otras ocasiones sobre el futuro de la situación económica. El 78,6% cita el paro como principal inquietud, seguido de los problemas de índole económica (46,5%), y la clase política, citada por el 25,4%. Para una amplia mayoría (el 89,4%), la situación económica del país es "mala" o "muy mala", y el 40,5% augura que empeorará, frente a sólo un 18,2% que espera que mejore. Aumenta también la percepción negativa sobre la situación política, que el 68,6 por ciento ve "mala" o "muy mala", frente a sólo un 4,8 por ciento que cree que es "buena" o "muy buena". Tras el paro, la economía y la clase política la cuarta inquietud de los ciudadanos es la corrupción y el fraude, seguida de la sanidad y los bancos, que hasta junio no figuraban entre los diez primeros problemas y ahora se mantienen, por segundo mes consecutivo, en sexto lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios