España

El debate del ‘Open Arms’ hunde la relación de PSOE y Podemos

  • La comparecencia de Calvo para explicar la crisis migratoria deviene en un agrio cruce de acusaciones entre los socialistas y los morados

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; la vicepresidenta, Carmen Calvo; y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, este jueves en el Congreso. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; la vicepresidenta, Carmen Calvo; y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, este jueves en el Congreso.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; la vicepresidenta, Carmen Calvo; y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, este jueves en el Congreso. / Kiko Huesca (EFE)

El debate en el Congreso este jueves sobre la crisis del Open Arms ha derivado en un agrio cruce de acusaciones entre PSOE y Podemos que ha puesto más nubarrones en el panorama de la izquierda para llegar a un acuerdo de investidura antes del 23 de septiembre y evitar unas nuevas elecciones generales el 10 de noviembre.

Podemos había provocado la misma celebración de este pleno extraordinario y en su intervención sus distintos portavoces (cuatro) reprocharon al Gobierno que haya cambiado de postura “en un año”, desde la llegada del Aquarius a la crisis del Open Arms.

La diputada y portavoz de Podemos, Noelia Vera, acusó al PSOE de usar un tono “paternalista, prepotente y de superioridad moral” hacia ellos, les afeó que usen el debate sobre la crisis migratoria para hacer “campaña electoral”, y avisó de que “ya está bien de poner las mejillas”.

Vera respondía así a las palabras del diputado del PSOE Rafael Simancas, quien señaló que los morados “no son de fiar”. En su intervención en el turno de réplica en el Pleno extraordinario en el que compareció la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, Vera se preguntó “con cuál de los dos PSOE” se pueden sentar a negociar. “¿Con el que habla de Salvamento Marítimo y se enorgullece, o con el que ve como se recortan plantillas y no da órdenes para actuar?”, apuntó.

La vicepresidenta en funciones reprochó por su parte a Podemos que la apoden con el sobrenombre de "Calvini" en alusión a la política migratoria del italiano Matteo Salvini y les avisó de que “esto ha llegado muy lejos”.

Salvini y "Calvini"

Antes de cerrar el debate extraordinario sobre el Open Arms, Calvo se dirigió a los bancos de Podemos para censurarles que la hayan comparado con el líder ultraderechista durante la crisis migratoria haciendo parodia con su apellido adjudicándole el mote de “Calvini” desde las redes sociales.

No me llamo Matea, no me parezco a Salvini -protestó desde la tribuna del hemicicloh. En política se aguantan muchas cosas, pero lo de parecerme a Salvini ha llegado muy lejos”.

Incluso ha entrado en el terreno personal y se ha dirigido expresamente a la portavoz adjunta de Podemos, Ione Belarra: “Soy la misma Carmen a la que alguna mañana temprano llamabas para hablar de asuntos que te preocupaban en materia migratoria donde los criterios eran los mismos”, reveló ante el Pleno del Congreso.

En cuanto a la crisis migratoria, Calvo subrayó que el Open Arms “nunca, en ningún momento”, pidió ir a un puerto español a pesar de que en otras tres operaciones de rescate sí que optó por el de Barcelona o Algeciras pese a no ser los más cercanos.

Calvo, que comparecía a instancias de Unidas Podemos, ERC y Compromís, apuntó además que hasta el pasado 16 de agosto, cuando ya habían pasado 16 días desde el primero de los tres rescates que efectuó en esta misión, la ONG “no explicita la situación interna que hay” a bordo.

La última de ellas, recordó, salvando la vida a 39 inmigrantes el 12 de agosto cuando sabía que Malta e Italia le habían negado un puerto. “Ese mismo día, en el Estrecho Salvamento Marítimo atendía a 187. Si todas las vidas son iguales, son iguales también todas las vidas de los inmigrantes, no tenemos ninguna diferencia que hacer”, aseguró.

España se puso en contacto con Italia “para pedir ayuda y colaboración”, dijo, y ante la falta de respuesta, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ofreció a la organización el puerto de Algeciras.

No obstante, el barco humanitario declinó una travesía de cinco días hasta el puerto gaditano por considerarla “inviable”, lo que propició una segunda oferta del Ejecutivo de los puertos de Baleares por ser los más cercanos y que Proactiva Open Arms también la rechazó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios