Alberto Oviedo. Médico de Urgencias y coordinador de un proyecto premiado por la Fundación Signo

"Creo que a pie de calle no se conoce realmente la función del urgenciólogo"

El médico de Urgencias, Alberto Oviedo.

El médico de Urgencias, Alberto Oviedo. / M. G.

Alberto Oviedo (Dos Hermanas, Sevilla) fue celador antes que médico, lo que le permitió conocer en profundidad el funcionamiento de muchos servicios, relacionarse "con muchos y muy buenos médicos" y familiarizarse con el trabajo de muchas especialidades médicas. Tras esa etapa, y otra breve como auxiliar de clínica, cursó la especialidad de Medicina Familiar en el Hospital Juan Ramón Jiménez en Huelva. De ahí pasó a a la Unidad de Cuidados Intermedios del Virgen del Rocío, al tiempo que pasaba consulta en Atención Primaria. Desde hace unos 20 años es médico de Urgencias en el Hospital de Valme desde donde ha coordinado un proyecto sobre el uso de la ecografía en este servicio que ha sido reconocido a nivel nacional por la Fundación Signo con el Premio Profesor Barea.

- ¿Qué son los Premios Profesor Barea?

- Los Premios Profesor Barea fueron creados por la Fundación Signo en el año 2000 como homenaje al Profesor José Barea Tejeiro y desde su inicio goza de gran prestigio profesional, dada la calidad de los trabajos presentados, así como del proceso de evaluación y la composición de su jurado. Pueden optar a ellos todas las personas o instituciones, públicas o privadas relacionadas con el sector sanitario y están destinados a proyectos inéditos o experiencias novedosas, finalizados o en fase avanzada de desarrollo, que supongan una mejora sustancial en la gestión y evaluación en salud. Hay cinco modalidades.

- En ese caso, el proyecto que ha coordinado usted mismo en SAS ha sido premiado en la modalidad 3 de Desarrollo profesional para la mejora de la atención sanitaria. ¿Qué significa?

-Es un reconocimiento a proyectos y experiencias centrados en cambios organizacionales o relacionales dentro de los equipos que deriven en mejoras asistenciales, retención de talento o mayor satisfacción e implicación de los profesionales de centros y servicios sanitarios.

-¿En qué consiste ese trabajo premiado?

- Se trata de un proyecto de formación en ecografía para médicos de familia, sin olvidar residentes de dicha especialidad, y médicos urgencias, incluyéndose de forma excepcional algún pediatra que ha estado interesado. Lo realmente novedoso es la integración de la simulación clínica en este plan formativo, ya que nos permite un aprendizaje progresivo, en un entorno seguro y controlado, repitiendo las técnicas o procedimientos tantas veces como haga falta, para adquirir las habilidades y competencias de forma gradual, y finalmente llegar a capacitarnos de forma totalmente segura para ningún paciente.

- ¿Qué importancia tiene la ecografía en el servicio de Urgencias?

En el siglo XXI la ecografía es ya una competencia básica del urgenciólogo, definida como tal por la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) a través de un documento de consenso publicado en la revista Emergencias el año pasado. Esto quiere decir que todos los médicos de urgencias deberíamos dominar los aspectos más básicos de la ecografía en determinadas patologías urgentes, como pueden ser la trombosis venosa profunda, la ecografía en el paciente traumatizado, la ecografía en el paciente en shock, sin olvidar la utilización de la ecografía para realizar las técnicas o procedimientos propios de la especialidad, tales como la toracocentesis, la paracentesis, los accesos venosos o las artrocentesis, por nombrar algunos. Así pues, y aunque parezca agresivo decirlo, realizar este tipo de técnicas sin la guía ecográfica, actualmente sería rozar la iatrogenia. De hecho, en el itinerario formativo de los futuros residentes de nuestra especialidad, se incluye la formación en ecografía como uno de los rotatorios obligatorios y de las competencias básicas que deben adquirir.

- ¿Qué valor tiene para un médico ser reconocido por su trabajo?

- Es un refuerzo positivo importante que nos motiva para afrontar nuevos retos y nos reafirma en nuestra labor asistencial, docente e investigadora. Ser un referente supone una responsabilidad y un estímulo para seguir buscando la excelencia en cada proyecto que emprendemos. También es un ejemplo importante para las nuevas generaciones de médicos y de residentes, que están poniendo los pilares sobre los que se cimentará su desarrollo profesional, y que es transcendental que vean que con trabajo y esfuerzo se consiguen los resultados.

- ¿Cuál es la situación más compleja que se puede encontrar un médico de Urgencias en el ejercicio de su trabajo?

- El paciente más inestable por naturaleza es el paciente politraumatizado. Enfrentarnos a un politrauma es un auténtico desafío para nosotros, ya que es un paciente que puede fallecer en pocos minutos. Debes tener muy claro lo que debes hacer, pero también lo que no debes hacer, ya que un error podría resultar fatal para el paciente. Por otro lado, hay otras patologías muy complejas de manejar, como pueden ser una parada cardiaca o un paciente en shock. También hay que mencionar el uso de técnicas invasivas en urgencias, ya que en ocasiones pueden ser procedimientos complejos que requieren un alto nivel de conocimientos, entrenamiento y experiencia, pero que pueden resultar vitales para el paciente.

- ¿Cómo se evade de todo aquello que ve a diario en el hospital?

- La verdad es que no me evado de lo que vivo en el trabajo. Y creo que a la mayoría de mis compañeros les pasa lo mismo. Aprendemos a convivir con ello, a convivir con el sufrimiento y con la desdicha que las enfermedades traen a nuestros pacientes. Hay muchos pacientes, que por desgracia ya no están con nosotros, pero que se quedan grabados en la memoria, y ahí quedarán para siempre, te llegan al corazón y se queda grabado en lo más profundo de tu alma. Eso es imborrable. A mi entender la mejor forma de convivir con ello es tener una vida plena fuera del hospital, tu familia, tus amigos, tener algún hobbie, y realmente aprendes a apreciar el presente y aprendes a diferenciar lo que realmente es importante de lo que es superfluo.

- ¿Cómo definiría al servicio de Urgencias dentro del conjunto del hospital?

- Evidentemente es un servicio clave. Primero porque gran parte de los ingresos de pacientes al resto de unidades pasan por nosotros, por lo que tener unos profesionales de urgencias bien formados y capacitados va a influir muchísimo en los otros servicios. Segundo, porque probablemente sea la unidad más grande en todos los hospitales, con el mayor capital humano, pero que, además, son los que trabajan con mayor presión, por lo que resulta vital la creación de protocolos actualizados según las recomendaciones más actuales de la bibliografía y de las sociedades científicas, así como realizar entrenamientos multidisciplinares para que los equipos estén integrados y tengan claras sus funciones ante los pacientes urgentes y emergentes, ofreciendo así una asistencia de la mayor calidad.

- ¿Cree q se valora lo suficiente el trabajo que se realiza en las Urgencias?

- Creo que no se valora en su medida y me explico. Como su nombre indica, trabajamos en un marco asistencial con pacientes críticos y urgentes, donde la presión es constante y el desarrollo de nuestra labor concatena muchas horas seguidas en esta dinámica. Creo que desde fuera, a pie de calle, no se conoce realmente nuestra función porque muchas veces no se trata de llegar a un diagnóstico exacto en pocas horas, sino diferenciar si el paciente requiere una actuación urgente o un ingreso hospitalario, o por el contrario se puede completar el proceso diagnóstico o terapéutico de forma ambulatoria. Es cierto que en ocasiones hay pacientes que esperan horas, pero también es cierto que los pacientes con patologías más graves son a los que priorizamos de forma absoluta frente a las urgencias demorables en las cuales hay más margen de tiempo.

- ¿Qué opinión tiene sobre la anunciada especialidad de Urgencias?

- Llevamos años luchando en esta línea, somos de los últimos países occidentales en lograrlo. Ahora mismo en España cualquier médico, muchos de ellos sin ninguna especialidad, puede trabajar en Urgencias. Esto hace que no haya una formación homogénea de los médicos de Urgencias y, por tanto, cada uno tiene distintas capacitaciones. La especialidad en Medicina de Urgencias y Emergencias va a conseguir la equidad en la oferta asistencial de los urgenciólogos, ya que todos tendremos la misma base formativa, tendremos las mismas habilidades y competencias, que estarán reguladas por el plan nacional de la especialidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios