Economía

El plan de empleo juvenil reclutará a 3.000 funcionarios como orientadores

  • Los empleados públicos trabajarán durante 18 meses de forma interina para captar ofertas y ayudar a los parados

  • El programa también contará con 110 mediadores del Injuve

Trabajadores jóvenes en el marco de un plan de empleo en Granda Trabajadores jóvenes en el marco de un plan de empleo en Granda

Trabajadores jóvenes en el marco de un plan de empleo en Granda / Archivo

El Plan de Choque por el Empleo Joven 2019-2021 acordado entre el Gobierno y los agentes sociales contempla entre las 50 medidas que lo componen la creación de una red de 3.000 orientadores en los servicios públicos de empleo, que realizarán también tareas de prospección y captación de oferta, según el texto del plan.

El plan propone el nombramiento de 3.000 funcionarios interinos por un máximo de 18 meses, cuyo perfil profesional se acordará en la primera Conferencia Sectorial tras la aprobación del plan. Una parte importante de estos funcionarios proporcionarán atención individualizada a los jóvenes y realizarán un seguimiento de su itinerario de inserción.

Junto a estos 3.000 orientadores, se dará apoyo a la red SIJ-Injuve mediante la incorporación de 110 mediadores juveniles que se coordinarán con los servicios de empleo autonómicos para informar a los jóvenes de las medidas del plan y de los servicios que ofrecen las oficinas públicas de empleo y otros agentes del mercado laboral.

El Ejecutivo prevé incrementar un 15% la contratación indefinida cada año

Los objetivos de este plan de choque, que previsiblemente se aprobará en el Consejo de Ministros de hoy y que estará dotado con 2.000 millones de euros, pasan, entre otros, por establecer un marco laboral de empleo de calidad; dotar a los jóvenes de más competencias profesionales; proporcionarles una atención adecuada e individualizada; darles formación específica en igualdad de oportunidades, y combatir el efecto desánimo, y todo ello prestando especial atención a colectivos especialmente vulnerables como migrantes, parados de larga duración, personas que abandonaron la escuela y personas con discapacidad.

A la finalización de este plan en 2021, las metas que se han fijado Gobierno, sindicatos y empresarios son las de haber conseguido reducir la tasa de paro juvenil hasta el 23,5% (ahora es un 33%, 46% en Andalucía) disminuyendo en 168.000 el número de parados menores de 25 años, y elevar la tasa de actividad hasta el 73,5% en la franja de 20 a 29 años (58,7% en la actualidad). Este incremento deberá conseguirse aumentando en al menos un punto la tasa de actividad masculina y en al menos tres puntos la de las mujeres.

Otras metas a lograr al término del plan pasan por recortar en un 20% la actual brecha de género entre hombres y mujeres jóvenes en las cifras de paro registrado; incrementar cada año un 15% el número de contrataciones indefinidas a jóvenes, alcanzando durante el conjunto de los tres años la cifra de 2,9 millones de contrataciones fijas, y conseguir que al menos un 43% de las personas jóvenes inscritas como desempleadas y que no disponen de titulación en Educación Secundaria Obligatoria adquieran mediante programas de formación las competencias clave en Lengua y Matemáticas.

Asimismo, son objetivos del plan que a su término se hayan formado al menos un 30% (80.000) de personas jóvenes en competencias lingüísticas; que al menos 225.000 jóvenes se hayan formado en competencias digitales, el 75% en competencias básicas y el 25% en competencias superiores, y que un 25% de jóvenes (40.000) se hayan formado en competencias de sectores estratégicos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios